logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

El desinfectador, el 'homeless' y la paciente sola: los rostros de la mayor cuarentena jamás vista

Hacía ocho meses que Liang Wudong había dejado de usar su otoscopio. Ya no lo necesitaba. Es lo que tiene la jubilación. Con 62 años, después de una vida dedicada a sus pacientes, decidió colgar la bata. Él era uno de esos vocablos médicos difíciles de pronunciar: otorrinolaringólogo. De los buenos. Jefe del departamento de oídos, nariz y garganta en el Hospital Provincial de Wuhan. Pero el retiro confunciano de Liang se torció por culpa del 2019-nCov. Aunque en el sitio donde estamos, en el epi

Para seguir leyendo, hazte Premium

¿Ya eres Premium? Inicia sesión

Mensual

Oferta de lanzamiento

después 7,99 €

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más
Themes
ICO