Spain

"El ciclismo es el deporte con más riesgo de contagio"

Chris Froome es un asmático que necesita inhalar salbutamol para terminar las carreras. La patología del cuatro veces triunfador del Tour de Francia es compartida por cerca del 40% del pelotón. Los corredores, siempre tan expuestos a los agentes ambientales, atesoran un factor de riesgo añadido en la pandemia del coronavirus, que se ceba, según varios estudios, con los pacientes con carencias respiratorias y problemas cardiacos, pero no es el único problema... El ciclismo también cuenta con el agravante de su práctica en grupos muy numerosos. Mientras que el fútbol congrega a 22 protagonistas en un partido de 90 minutos o el baloncesto a una decena de jugadores, en un pelotón se reúnen cerca de 200 corredores, con una convivencia muy estrecha y constante durante más de cuatro horas diarias.

Otra circunstancia que perjudica gravemente su retorno en la «nueva normalidad» es su intrínseco carácter nómada. La última edición del Tour de Francia desplazó diariamente y durante un mes a 4.500 personas, incluida la caravana publicitaria. Los 22 equipos participantes movilizaron a 450 personas, contando a corredores, técnicos, masajistas, médicos, mecánicos, cocineros y prensa. Durante las 21 etapas, los ciclistas atravesaron 744 localidades y se alojaron cada día en un hotel distinto.

«El regreso a la competición va ser muy complicado, habrá que hacer test casi a diario», vaticina Cesáreo López, médico que trabaja para la Federación Española de Ciclismo desde hace 20 años. Su experiencia le avala pero reconoce que el camino por recorrer está repleto de incertidumbres: «Claro que el ciclismo es el deporte más propenso a los contagios. Hay otros que tienen un contacto más cercano, como los relacionados con la lucha, pero ninguno reúne a tantos practicantes de una sola vez. Lo veo muy difícil, muy negro. El Covid-19 nos ha cambiado la forma de vivir. De entrada, todos los ciclistas tendrán que someterse a permanentes pruebas de PCR y serológicas de anticuerpos. Los médicos y los corredores tendremos que llevar una planilla con los controles de salud».

La Unión Ciclista Internacional (UCI) está elaborando un borrador sobre el protocolo a seguir antes, durante y después de las carreras, que debería estar concluido esta misma semana. Unas normas de aplicación obligatoria para los médicos de los equipos, que por ahora se mantienen a la expectativa. Jesús Hoyos, galeno del Movistar, alerta de que nada será fácil. «Probablemente, el ciclismo es el deporte que tiene más riesgo, por eso debe estar muy controlado, con la realización de test. En nuestro equipo vamos a empezar con los test a mediados de junio, porque ahora sería precipitado, ya que la competición no empieza hasta finales de julio ¿Para qué sirve hacer un test ahora, si más tarde te puedes infectar o tener una recaída? Nosotros tenemos videoconferencias semanales con los corredores para llevar un seguimiento efectivo. Ahora les decimos que entrenen a medio gas, porque queda mucho tiempo para volver a competir». La primera carrera prevista por la UCI es la Vuelta a Burgos, en la última semana de junio.

Cesáreo López apunta que la velocidad y la generación de energía propia del ciclismo eleva significativamente la tasa de posibles contagios: «Una persona en una actividad cotidiana consume unos cinco litros de aire por minuto; un ciclista, en un esfuerzo normal, alcanza los 150 litros, pero en un esfuerzo intenso llega hasta los 250. Si la distancia normal de seguridad es de dos metros, en un pelotón en movimiento tendría que ser de 20 metros, es decir, se multiplica por 10, porque con la aceleración, las gotitas que expulsamos al respirar viajan más lejos. No nos podemos imaginar una carrera en la que los ciclistas estén separados por 20 metros». Además, el médico de la Federación Española agrega que todo se complica con los traslados permanentes y alojamiento en hoteles diversos. «Ya estoy pensando en cómo hacerlo en el Mundial de Suiza [finales de septiembre], todo será muy complicado. Habrá que comer por turnos», dice.

"Más zona de peligro"

José Luis de Santos, ex ciclista, ex seleccionador y actual presidente de la Asociación de Ciclistas Profesionales, también aventura una senda plagada de dificultades. «Es cierto que el ciclismo podría ser el deporte más sensible a los contagios. Está certificado que la zona de acción de los restos que expulsamos al hablar o respirar aumenta con la velocidad del movimiento. En ese sentido, los ciclistas tienen más zona de peligro. A ver si pronto tenemos el protocolo de la UCI», afirma el ex corredor, que espera que el máximo organismo internacional despeje las dudas. «¿Qué ocurrirá si un ciclista da positivo en una carrera, se le aísla a él y todo el equipo? A mí, los corredores no me han transmitido su nerviosismo por la vuelta a la actividad, pero sí su preocupación por el futuro y el anuncio de abandono de patrocinadores. Si este año no se corre, habrá una crisis sin precedentes», advierte De Santos.

Tampoco beneficia el alto porcentaje de asmáticos en el pelotón. Los expertos en medicina deportiva aseguran que el hecho de que cerca del 40% de los ciclistas presente patologías asmáticas se debe a la máxima exigencia pulmonar y a la inhalación de sustancias externas presentes en el medio ambiente durante el curso de los etapas. Picaresca y dopaje siempre han coqueteado con el uso del Ventolín. Ahora, con el Covid-19, los asmáticos figuran en un grupo de población vulnerable, algo que Jesús Hoyos, médico del Movistar, relativiza como factor agravante en la transmisión de la enfermedad: «Que seas asmático no supone que tengas más facilidad para el contagio. Podría tener más severidad en las consecuencias, pero debemos tener en cuenta que los corredores son gente joven y sana. No creo que ellos tengan más riesgos respecto a las personas sanas y de su misma edad».

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Glushakov antes del partido con Spartak: no Tengo ningún problema con la afición
Olivier Giroud: me Alegro de que mi gol haya ayudado al Chelsea a ganar
Hulk: el Contrato con Shanghai termina en diciembre. Ya no quiero jugar en China
Inter renovará sus contratos con Handanovic y D'Ambrosio hasta 2022
Pep Guardiola: me quedaría en el Man City y en la Ligue 2
El Manchester United está listo para vender a Alexis, Lingard, Smalling, Dalot, Jones y rojo
Frank Lampard: espero más del Chelsea, pero ahora el resultado es lo más importante