Los madrileños han perdido sus 13 partidos disputados y suelen recibir severos colectivos en cada partido El BSR Amiab Albacete vuelve al pabellón Lepanto para jugar encuentro de la décimo cuarta jornada de la División de Honor de baloncesto en silla de ruedas. Los manchegos jugarán en esta ocasión a las 19 horas de este sábado día 27 de febrero.

Partido que se supone muy fácil para el plantel de Esther Jiménez puesto que se trata de un rival muy débil, con un nivel de juego y de plantilla bastante por debajo de los demás equipos de la competición. De hecho lo usual es que los rivales superen los 100 puntos y el Getafe ande por la veintena en cada uno de sus enfrentamientos. Han perdido los madrileños sus 13 partidos ligueros y no son colistas simplemente porque Las Rozas tiene algún partido aplazado, pero este último equipo ya ganó al Getafe en la primera vuelta. Estamos ante un equipo bastante flojo que al menos está demostrando mucho entusiasmo y ganas de competir. Sabedores de su inferioridad, el plantel madrileño afronta sus partidos con la intención de competir y superar sus propias limitaciones y desde luego, pese a sus malos resultados, demuestra cada fin de semana que no bajan la intensidad y las ganas.

Para el BSR Amiab Albacete será la vuelta a casa tras ganar en Las Rozas y después del último partido en casa ante el Bidaideak Bilbao. Encuentro que acabó en derrota y precipitó la decisión del club de cambiar al primer entrenador.

Afronta este partido el BSR Amiab con mucha tranquilidad, sabiendo de su superioridad, respetando siempre al rival y con la idea de la entrenadora de probar cosas, repartir minutos y seguir creciendo en la competición liguera. Ahora vienen varios partidos seguidos en casa para recuperar aplazados y es el momento quizá de ir afinando en los cambios que quiere introducir la nueva responsable del equipo, que pese a haber trabajado estos últimos años dentro del cuerpo técnico es evidente que tiene sus propios matices a la hora de plantear y afrontar los partidos.