En cualquier caso, para quienes pese a este llamamiento decidan acudir a la zona de la Ermita el dispositivo de seguridad que se pondrá en marcha ha establecido un aforo de 50 personas y un tiempo máximo de estancia desde los accesos de dos horas; además, el “Escalerón” será sólo de bajada para evitar aglomeraciones y el parking frente a estas escaleras rocosas estará restringido, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Así se ha determinado en la reunión que se ha celebrado hoy por parte del Ayuntamiento de Cuenca y la Subdelegación del Gobierno para organizar la coordinación entre Policía Local y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, que ha estado presidida por el subdelegado del Gobierno, Juan Rodríguez Cantos, y por la concejala de Coordinación Institucional y Policía, Saray Portillo.

En ella se ha indicado también que los controles que llevarán a cabo estos cuerpos, en los que también participará Protección Civil, se establecerán tanto en el entorno de la ermita como en los accesos a la zona. Asimismo, se vigilarán otras zonas que la ciudadanía, especialmente los jóvenes, acostumbran a frecuentar en este día.

En este punto se ha instado a la responsabilidad de padres y tutores de menores para que les insistan en que se han suspendido todas las celebraciones y en la complicada situación sanitaria actual.

La edil Saray Portillo ha señalado que “insistimos en pedir mucha responsabilidad y evitar desplazamientos y aglomeraciones, pues estamos en un nivel 3 reforzado que implica numerosas restricciones dada la grave situación sanitaria. Tenemos que pensar en las personas que están sufriendo esta enfermedad, muchos de ellos ingresados, y en esforzarnos para que no colapse el sistema sanitario. Pero también en que cuanto más dure esta situación, más sufrirá sus efectos la economía, y ya son muchas las personas que lo están pasando mal por ejemplo con sus negocios cerrados o inmersos en un ERTE”.