De esta forma, el IVA que grava a las peluquerías, que en 2012 se subió desde el 8% al 21%, tipo que aún persiste en la actualidad, quedaría fijado en un 10%. Una medida que supondría un balón de oxígeno para un sector que, en la provincia de Albacete, agrupa a 450 salones, en los que, de forma directa, trabajan 1.125 personas, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Esta petición de respaldo se la trasladó el presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Imagen Personal, el albaceteño Santi Moliné, al alcalde de Albacete, Vicente Casañ; y al vicealcalde de la ciudad, Emilio Sáez, que le expresaron el apoyo y sensibilidad del Ayuntamiento de Albacete hacia un sector, en el que la mayoría de sus empresas, un 85%, están formadas por mujeres y que tras el impacto del COVID-19 y las medidas establecidas por las autoridades sanitarias para evitar contagios entre la población, teme por la viabilidad de sus negocios.