Dos goles. Uno en cada parte. Así sufrió el Albacete Balompié una nueva derrota a domicilio en el estadio de La Rosaleda en un choque que no se destacó por su vistosidad y en el que el cuadro albacetista se sintió impotente y no pudo sumar ante el equipo andaluz.

Hasta el primer gol local, el partido estuvo muy igualado. El Alba, de hecho, gozó de las mejores ocasiones, especialmente en las botas de Zozulia, que cazó a la media vuelta una centro al área que obligó a intervenir al meta local. Pero en el minuto 22 el Málaga CF golpeó con fuerza. Tras un córner a su favor, el conjunto malagueño se adelantó por mediación de Rahmani, que aprovechó un pase al corazón del área manchega.

El Alba se estiró y se resistió a doblar la rodilla, consciente de la importancia de los puntos en juego, llegando así a las inmediaciones locales, aunque con poco acierto de cara a puerta.

El segundo acto tuvo un guion parecido. El Málaga supo conservar su ventaja y hacerse con el control mientras el Albacete buscaba su oportunidad para igualar, aunque en ningún momento llegó. Y no solo eso sino que pasada la hora de encuentro, el Málaga dobló su ventaja merced a un tanto de Quintana.

Ese tanto amedrentó de forma casi definitiva a un equipo que se vuelve a Albacete de vacío.

Menéndez: “Todos estamos machacados, pero no podemos parar y abandonar”

Alejandro Menéndez, como es habitual al término de los partidos, ha atendido a los medios de comunicación en la sala de prensa de La Rosaleda. El entrenador ha admitido que “no puntuar hoy pone las cosas más difíciles”. “El equipo ha estado muy espeso y el primer gol nos ha hecho daño mentalmente. A partir de ahí nos ha pesado también en las piernas. El Málaga ha estado más intenso y nosotros no hemos generado ocasiones claras”.

Cuestionado por los cambios introducidos durante el partido, el asturiano ha indicado que “cuando ves que el equipo está atascado no tienes más remedio que hacer cambios y buscar más frescura en las piernas”. “He intentado mejorar el juego del equipo. Hemos tenido más el balón y nos hemos acercado más, pero insisto en que hemos estado espesos y no hemos tenido contundencia. No hemos llegado con claridad”.

El técnico considera que, la de hoy, “es una derrota que nos duele mucho a todos”. “Todos estamos machacados por no haber sacado nada positivo de aquí, pero no podemos parar porque esto continúa y hay que intentar hacer bien las cosas hasta el final”. “Lo que no podemos hacer es abandonar. Hasta el último día tenemos que ser un equipo serio, trabajar y pelear”. Asimismo, Menéndez ha indicado que en estas situaciones tan complicadas “el problema es más mental que de las piernas”. “Cualquier error nos penaliza y jornadas en las que merecíamos puntuar no ha sido así. Eso al final acaba por machacarte. Es muy importante trabajar el aspecto mental, más que lo demás ahora mismo. Los partidos de la semana pasada nos han pasado factura”.

Posteriormente, se ha mostrado dolido por la imagen que se ha ofrecido hoy en tierras andaluzas. “El equipo, hasta el día de hoy, se ha mostrado siempre muy entero”. “Nos han penalizado los errores, pero hoy nos ha faltado intensidad y no hemos sido nosotros. Tengo la impresión de que hemos perdido un partido muy importante, pero debemos recuperar nuestra mejor versión de nuevo. Por mucho que nos pese la clasificación no nos podemos descomponer. Lo de hoy no se puede repetir”.

Cuestionado por la ausencia de Tomeu, a última hora, en la portería, el míster ha explicado que “por la mañana se levantó con molestias en el estómago y mejoró, pero llegando al estadio se ha encontrado mal otra vez”. Por último ha señalado que con la salida de Javi Jiménez “buscábamos tener contundencia por las bandas”. “En defensa ha hecho un buen partido y a pesar de la inactividad que ha tenido el chico hoy ha estado bien”.