Spain

El 2-D y el 'caso de los ERE', dos seísmos en dos años que lo cambiaron todo en Andalucía

Aniversario de las elecciones de 2018

El «gobierno del cambio» llega a la mitad de la legislatura con una oposición noqueada y un PSOE-A que no ha salido del 'shock'

El presidente de la Junta de Andalucía y líder del PP andaluz,...
El presidente de la Junta de Andalucía y líder del PP andaluz, Juanma Moreno, en los pasillos del palacio de San Telmo. EFE

Hace dos años, un terremoto hizo temblar los cimientos (políticos) de Andalucía. Y un año después, otro seísmo, éste de naturaleza judicial, terminó de sacudir las instituciones y la política al sur de Despeñaperros. Hasta tal punto, que la suma de los dos temblores ha cambiado la realidad, al menos la política, de tal manera que resulta irreconocible si se compara con la Andalucía de dos años atrás.

De aquel primer terremoto, el político, se cumplen hoy dos años exactos. Fue el 2 de diciembre de 2018, cuando en unas elecciones autonómicas -que la entonces presidenta Susana Díaz adelantó- el PSOE andaluz se vino abajo y con él casi cuatro décadas en las que Andalucía fue sinónimo de feudo socialista. La sangría de votos que se dejó en aquella cita electoral hizo posible, por primera vez, un gobierno autonómico presidido por el PP en coalición con Ciudadanos.

El segundo seísmo ya se venía anunciando e, incluso, marcó aquellas elecciones históricas de 2018. La sentencia del caso de los ERE, con dos ex presidentes socialistas, Manuel Chaves y su sucesor, José Antonio Griñán, terminaron condenados. El primero, a nueve años de inhabilitación por prevaricación y el segundo, a seis años de prisión por malversación.

Este terremoto terminó de derribar lo que quedaba de aquel poder casi absoluto que el PSOE andaluz ejerció desde los primeros compases de la autonomía. Porque, dos años después de que Juanma Moreno se convirtiese por sorpresa -hasta para él- en el primer presidente no socialista de la historia de Andalucía, los efectos de la corrupción siguen pesando como una losa sobre el PSOE andaluz y han dibujado un horizonte con el que el PP no podría ni haber soñado dos años atrás.

Porque cuando hoy se cumplan los dos años de aquellas elecciones, se cumplirán dos años de una nueva era en Andalucía en la que la sombra de la corrupción, el gran expolio de los ERE fraudulentos, no ha desaparecido y sigue marcando la realidad política.

Aquella sentencia, que aún hoy está pendiente de ser ratificada -o modificada- por el Tribunal Supremo, provocó tal conmoción en el seno del Partido Socialista en Andalucía que más de doce meses después de que la notificase la Audiencia de Sevilla aún no ha podido ser digerida.

El PSOE-A, que sigue comandado por Susana Díaz, no ha conseguido salir del estado de shock en que quedó sumido después de que el tribunal de los ERE considerase probado que había montado y sostenido durante años un sistema corrupto que costó 679 millones de euros a las arcas públicas andaluzas.

Liderazgo cuestionado

Absolutamente noqueado y con el liderazgo de Díaz cuestionado, el PSOE-A no ha encontrado su sitio al frente de la oposición en el parlamento autonómico ni fuera de él. Y el gobierno de coalición del PP y Ciudadanos ha sabido aprovecharlo, lo mismo que la fractura del proyecto de Adelante Andalucía que habían construido Podemos e Izquierda Unida.

En la práctica, la oposición está desdibujada y, sobre todo, el PSOE-A está muy lejos de haberse recuperado del golpe, a lo que hay que sumar la batalla pendiente con el sanchismo andaluz, que sigue esperando el momento de poner fin al liderazgo de Susana Díaz.

Todo eso empezó con una convocatoria electoral adelantada y culminó con las 1.821 páginas de la sentencia de los ERE.

Claro que al PP y a sus socios de Ciudadanos no todo les sonríe.

La sanidad y la educación, pero especialmente la sanidad, son auténticos quebraderos de cabeza acrecentados por las consecuencias de la pandemia.

Si la sanidad fue, junto a la corrupción, una de las claves del fracaso socialista en las elecciones de 2018, también es el principal talón de Aquiles del ejecutivo de Moreno Bonilla, que ha visto cómo resucitaban las protestas y las críticas de los sanitarios esta vez en su contra y a pesar de los ingentes esfuerzos inversores en recursos y personal, que la pandemia, el gran desafío con el que nadie contaba, jibariza.

Una alianza sólida y las encuestas a favor

Dos años después de las elecciones autonómicas que tumbaron al PSOE en Andalucía, la alianza entre el Partido Popular y Ciudadanos que lo hizo posible, con el imprescindible apoyo de Vox, goza de una salud envidiable. Los protagonistas, desde el presidente, Juanma Moreno, al vicepresidente, Juan Marín, pasando por el poderoso consejero de Presidencia, Elías Bendodo, dan muestras cada día de la complicidad que, salvo excepciones puntuales, se ha convertido en la tónica del ejecutivo. Juntos -y con el apoyo de Vox siempre- han sacado adelante tres presupuestos en dos años y lo han rentabilizado. Sobre todo y por encima de todo, el PP, al que las encuestas favorecen hasta el punto de que la última conocida, de Dialoga Consultores, otorga a los tres socios habituales la mayoría que suman ahora.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Sulscher sobre 3-2 con Liverpool: Manchester United ganó en sus propios términos. Es una buena sensación
Gámez anotó 10 puntos (3+7) en los partidos en casa del Everton. Gámez Rodríguez, Centrocampista del Everton, anotó 2 asistencias en el partido de la ronda 4 de la fa Cup contra el Sheffield Wednesday
Suárez anotó el gol número 12 en la temporada De la liga. Messi, 11
Milner sobre la derrota ante el Manchester United: Devastado. No hay segunda oportunidad en el fútbol de eliminación
El actor de Juego de Tronos sobre el partido contra Liverpool: Manchester United habría sido destruido hace un año. Gran progreso
Ricard Puig: una temporada bastante complicada, no estoy acostumbrado a jugar tan poco. Marcar de cabeza es algo irreal
Habib: Preparándome para mi debut en el fútbol grande. Soy agente libre