Spain

Egia se prepara para cambios en el tráfico por el derribo de Iztueta

Los trabajos para eliminar el viaducto de Iztueta traerán consigo una serie de restricciones y modificaciones al tráfico rodado de la zona, que irán a más según avance la operación. Así, cuando las máquinas se metan de lleno en el derribo del paso elevado, los conductores que quieran moverse de Egia a Gros van a tener que hacer un recorrido más largo o, directamente, cambiar de ruta. No ocurrirá lo mismo en sentido inverso, ya que la conexión Centro-Egia seguirá garantizada. Por su parte, las calles colindantes a Iztueta sufrirán cambios de sentido para adaptar la circulación a esta nueva realidad que está por llegar.

Las fases de la obra y las afecciones que supondrán en la movilidad de la zona han sido explicadas este lunes en rueda de prensa por la concejala de Espacio Público y Proyectos Urbanos, Marisol Garmendia, y por la de Movilidad, Pilar Arana. Ambas han informado de que la intervención arrancará en aproximadamente un mes y que tendrá una duración total de unos 15 meses, si es que nada se complica por el camino.

El impacto en el tráfico de los primeros pasos de los trabajos no serán de gran calado. El arranque se centrará en el rebaje de la cota de la calle Iztueta para poder alcanzar el gálibo de 3,2 metros de altura necesario para que los autobuses puedan pasar bajo las vías del tren. Una vez suparada esta fase, que se prevé que dure hasta finales de junio, se podrá desviar el tráfico por la calle Iztueta para iniciar la demolición del viaducto.

Será a partir de este momento cuando se empiecen a efectuar los cambios viarios de mayor calado y que tendrán una duración de 9 meses, mientras se elimina el paso elevado y se construya el nuevo viario bajo las vías del tren. Tanto la calle Iztueta como la calle de la plaza de Zuhaizti –que conecta con Duque de Mandas– se convertirán en vías con doble carril, uno en cada sentido de circulación. De esta manera, los coches que procedan del Centro podrán meterse por el paseo de Francia y llegar a Egia a través de esta ruta. Sin embargo, no será tan simple en sentido inverso.

Los conductores que quieran circular desde este barrio hacia Gros,no podrán hacerlo pasando bajo las vías del apeadero y saliendo por la calle Iparragirre. Los nuevos recorridos que plantea Movilidad obligarán a los vehículos privados que vengan de Duque de Mandas a girar hacia la derecha, a la calzada de Egia –justo antes del viaducto del tren–. Esta calle se habrá transformado para ello en una vía de un único sentido, que llevará a los coches hasta Jai Alai, donde un nuevo semáforo regulará el tráfico. Esta prohibición, sin embargo, no afectará al transporte público, que sí que podrá circular por Iztueta y conectar con la plaza de Euskadi.

Cambios de sentido

Las modificaciones no terminan ahí. Las calles Iparragirre y Tomás Gros también cambiarán de sentido en esta fase de eliminación del viaducto. Así, los conductores que circulen por Miracruz podrán meterse por Iparragirre para llegar a Iztueta, mientras que los vehículos que vayan por Iztueta podrán salir hacia Miracruz por la calle Tomás Gros. Estos dos cambios están pensados para dar servicio y acceso al establecimiento hotelero y los garajes de esta zona.

Durante las obras también habrá interrupción de los tráficos de forma puntual, debido al desmontaje del viaducto sobre las vías del tren. Esto también afectará al tráfico ferroviario, que sufrirá cortes puntuales, aunque la mayor parte de las intervenciones se llevarán a cabo en horario nocturno.

Las obras arrancan el mes que viene

Si bien las mayores afecciones se registrarán cuando se inicie la obra de demolición del viaducto, varios meses antes se acometerán otros trabajos previos que también provocarán cambios. Así, el primer mes se acometerá una primera fase que supondrá la preparación de la calle Iztueta para los cambios que están por venir, en la que se eliminarán los aparcamientos en superficie de esta vía. Después, empezará una nueva etapa, que se prolongará por unas 10 semanas, en la que se llevará a cabo el rebaje de cota bajo el viaducto por el que pasa el tren y de cambios en el saneamiento e instalaciones. Este paso quedará cortado y, con ello, la conexión entre Iztueta, la plaza de Zuhaizti y la calle Iparragirre.

La calle Tomás Gros cambiará de sentido para permitir que los coches de los garajes de la zona puedan salir a la calle Miracruz. Por su parte, la calle Iparragirre se convertirá en un fondo de saco al que se podrá acceder por Miracruz para dar servicio al hotel y los garajes de la calle, pero sin posibilidad de continuar.

Durante este periodo se eliminarán unas 30 plazas de aparcamiento en superficie, sumando las de Iztueta otras que se quitarán en el parque de Zuhaizti, frente al centro escolar. Sin embargo, se recuperarán 26 nuevas en la calzada de Egia y Duque de Mandas.

Después llegará la fase de eliminación del viaducto, que durará nueve meses y que supondrá las mayores afecciones. Está previsto que la obra esté termianada en mayor de 2021.