No ha sido un buen año para la carne de cordero. La situación de la pandemia por COVID19 ha traído consigo una crisis económica (que hace que los consumidores gasten menos en carne) y una disminución de actividad y/o cierre de la hostelería (donde las personas consumen más cordero). De hecho, el consumo per cápita de carne de cordero ha caído un 3,25%, situándose en 1,39 kg de carne de cordero por habitante al año.

En España, según los datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en el periodo comprendido entre julio de 2019 y junio de 2020, se consumieron 62,65 millones de Kg de carne de cordero; 3,13 millones de Kg menos, que en el mismo periodo del año anterior, lo que supone un descenso de un 5,63%. En el caso concreto de la IGP CORDERO MANCHEGO, en ese periodo el consumo descendió un 3,76%.

Desde la Fundación IGP Cordero Manchego, creemos que el consumidor ha sido fiel a nuestra marca de calidad diferenciada y esta fidelidad ha frenado la caída de consumo, comparándola con el cordero genérico.

Datos de 2020 en la IGP Cordero Manchego

Además, teniendo en cuenta el año completo, la caída ha sido menor aún, ya que durante 2020 se han comercializado 27.316 canales de IGP Cordero Manchego Recental, lo que supone 450 menos que en 2019; es decir un 1,62% menos.

En los registros de la Fundación IGP Cordero Manchego hay actualmente 293 ganaderías de cría inscritas (con 243811 ovejas en total), 7 ganaderías de cebo y 4 centros de sacrificio, donde operan los 9 comercializadores autorizados. El Cordero Manchego con IGP se vende por todo el territorio nacional, principalmente en Castilla-La Mancha, seguida por Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid, Cataluña, Región de Murcia y Andalucía.