El presidente de la institución provincial, José Manuel Caballero, ha subrayado además el componente de sostenibilidad del olivar, y también su potencial en relación con el turismo, así como su importancia en términos económicos en la provincia, primera productora de Castilla-La Mancha, según ha informado la Diputación en nota de prensa.

“Ciudad Real es vino pero también es olivar, un árbol íntimamente ligado a nuestra historia y nuestras raíces, y en muchas ocasiones, es poco reconocida la importancia que en términos económicos tiene el olivar, pero en muchas poblaciones, y zonas del mundo rural, afectadas por la despoblación, una parte muy importante de su renta procede de este sector que, junto con el vino, son los dos sectores estrella, que tiran de la economía provincial”, ha dicho.

Ana María Romero, presidenta de la AEMO, ha agradecido la adhesión de la Diputación, a través de la que los municipios de la provincia pasan directamente a formar parte de esta asociación que, a su vez, forma parte de la Red Europea del Olivo, formada por 10 países.

Romero ha destacado cómo el olivar no es simplemente un árbol, sino una cultura, la mediterránea basada en cuatro pilares fundamentales, salud, medio ambiente, cultura y gastronomía.

CURSO DE CATA ONLINE

Y con el fin de divulgar y mostrar a los consumidores el tesoro de la dieta de la provincia y acercar la esencia de la tierra, han organizado un curso de cata online, que contará con los mejores catadores de España en las distintas regiones para mostrar los matices de sus comarcas, y explicar los mejores usos culinarios de los aceites.

‘¿A qué sabe Castilla la Mancha?’ es el título de la próxima cata, que se celebrará el 22 de abril, con aceites de Ciudad Real y Toledo en torno a una sesión en la que se degustarán variedades de Cornicabra, Picual, Frantoio y Arbequina.

En total, son seis las sesiones de catas programadas en las que se irán desgranando los matices olfativos y gustativos de hasta 20 variedades diferentes de Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura, Aragón, Levante y Cataluña.

Se trata de la primera acción formativa que se desarrolla dentro del Centro de Cata de Aceites de Oliva Virgen Extra de AEMO con el fin de mostrar al consumidor español las excelencias de las mejores variedades de España con más de 256 variedades que vegetan en los pueblos españoles desde tiempos ancestrales, desde el Valle del Guadalquivir hasta las montañas de Huesca, desde la extremeña Ribera del Guadiana hasta la castellonense Sierra de Espadán.