Spain

Demasiado Tavares para el Bayern

Con el pívot como referente, el Real Madrid asalta la pista de la gran revelación de la Euroliga (76-81).

Munich (Germany).- Munich's Jalen Reynolds in action against...
Jalen Reynolds y Tavares, este viernes. PHILIPP GUELLAND EFE

Leon Radosevic saltó porque era su trabajo, no porque creyera que fuera a pararlo. Edy Tavares había visto un pasillo y se había lanzado como si la base de su dieta fueran los aros. En la imagen, el pívot croata sale despedido por los aires mientras sus compañeros miran hacia arriba. Baldwin, entre el asombro y la impotencia. En su punto más alto, la muñeca del caboverdiano llegó a estar por encima del recuadro pequeño del tablero. La pelota, una miniatura en su mano. Tan sobrado, que el balón acabó topando con la parte posterior del aro. La imagen, sin embargo, ilustró el impacto de Tavares en el partido. Un imposible para el Bayern Munich, un faro para el Real Madrid, que se abrazó al gigante y a una buena defensa para asaltar la pista de la gran revelación de la Euroliga (76-81).

Tavares rompió su récord en la Euroliga con 26 puntos y ni uno de esos le sobró al Real Madrid, que necesitó de una prórroga para deshacerse de este equipo tan competitivo y pegajoso que ha construido Andrea Trinchieri. Un equipo que araña por fuera (4/21 en triples de los blancos) y que jamás suelta un partido. El juego interior bávaro compensa con intensidad la falta de centímetros, pero contra los 2.20 de Tavares la pugna de Jalen Reynolds o el sacrificio de Radosevic no bastan. Sólo cortándole las vías de suministro, ya en el último cuarto, mitigaron el poder del caboverdiano, imparable en la pintura.

Reynolds, del que es fácil haber olvidado su brevísimo paso por el Barça, agradeció tanto el cambio de Tavares por Tyus que el último fichaje blanco, entonado en su debut hace una semana, no volvió a salir en todo el partido. Mientras la defensa frenaba el empuje inicial del Madrid, el exazulgrana (18 puntos) y Wade Baldwin (14) fueron recortando tacita a tacita una ventaja que había llegado a las dobles figuras.

Y es ahí, en ese cuerpo a cuerpo, donde mejor se maneja este Bayern, que bregó hasta empatar a seis minutos del final (59-59), y siguió haciéndolo aunque ese triple de Jaycee Carroll a dos minutos del final supiera como tantas veces a sentencia. La canasta ponía al Real Madrid con siete puntos de ventaja, pero hasta eso lograron borrar los bávaros. Un tapón a Carroll, unos pasos de Laprovittola, una falta en ataque de Tavares, todo fruto del trabajo atrás y cada golpe acentuado con un triple. Acabaron siendo los blancos los que tuvieron que forzar la prórroga con una canasta de Gabi Deck.

Y ahí sí, después de tanto sudar, logró imponerse el Real Madrid: de los cinco minutos extra, no permitió al Bayern meter un solo punto hasta que quedaban 33 segundos. Dos veces tuvo que matarlo para estar seguro del triunfo, que deja a los blancos terceros en solitario con 13 victorias, a una del Barça y a dos del CSKA.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Gündogan es el nuevo Lampard. El sistema de Pep lo convirtió en el centrocampista más goleador de Europa
El delantero del Barça Moribas: Nunca pensó que la Champions perdiera en la liga
Ignashevich venció 1:2 con la gaviota: torpedo tuvo suficientes momentos para una victoria segura
Holand evitó una lesión grave y jugará con el Sevilla
Inzaghi venció 1-3 a Juventus:Lazio merecía mucho más
El exfutbolista Loko Zhaloliddinov pasó al Andijan uzbeko. Tiene 0 partidos en el RPL
Hatskevich acerca de 0-0 con Khimki: rotoru cada punto va a la alcancía