Spain

Debate sobre la reforma de la avenida Cruz Roja

Vecinos, comerciantes, entidades y expertos celebraron el pasado viernes un debate sobre la reurbanización de la avenida de la Cruz Roja en el local de La Sinmiedo. Justo ese día el gobierno municipal anunció que rectificaba su proyecto original para mantener el carril bici bidireccional, ante las inquietudes expresadas por los vecinos y asociaciones convocantes en los días previos al debate.

Varios asistentes pidieron peatonalizar la calle, pero el gobierno local lo descarta por ahora

El arquitecto Antonio Barrionuevo destacó la “buena noticia” del cambio de posición del Ayuntamiento con respecto a la reurbanización de la Cruz Roja, que interpretó como una respuesta a la propia convocatoria del debate.

Paqui Pantoja, de la asociación vecinal Retiro Obrero (AHRO) recalcó la importancia de estos debates para que los vecinos y vecinas participen realmente en el diseño de su barrio y aparezca el “lado humano” de la planificación: que las calles del barrio se hagan más amables para los vecinos. Y añadió que le parecía “una barbaridad” la idea inicial del Ayuntamiento de hacer convivir en el mismo viario bicicletas, coches y autobuses.

Eloísa Nieto, de la Asociación de Comerciantes de Macarena, volvió a mostrar la necesidad que tiene el gremio de aparcamiento en la avenida de la Cruz Roja, por lo que se ratificó en la propuesta de trasladar el carril bici a la avenida de Miraflores y recuperar para la Cruz Roja el diseño anterior a la implantación carril bici.

Los comerciantes mantienen desde hace años que la desaparición de comercios en la zona se debe, en buena parte, a la reforma de la calle a cuenta del carril bici, según consta en las octavillas que repartieron en su día por el barrio. Por eso defienden el desvío o estrechamiento del carril bici para ganar aparcamientos, y que el Ayuntamiento habilite solares o locales en desuso para acoger coches.

El debate fue moderado por Noelia Casado Payán, de La SinMiedo. Entre el público hubo además representantes de la AMPAs del barrio y otros colectivos.

Barrionuevo intervino en la sesión para presentar las alternativas para esta vía. Por un lado, habló de lo que supondría una peatonalización de la calle con posibilidad de circulación de los automóviles de vecinos, carga y descarga y ambulancias y desvío del transporte público (las líneas de autobuses 1,11,12 y 16 más la nocturna) por León XIII o por la avenida de Miraflores.

El Ayuntamiento de Sevilla señaló este lunes que descarta, por ahora, la peatonalización de la Cruz Roja por “las incidencias” que tendría en las calles del entorno de la Macarena, y porque asegura que no hay un consenso a favor de la peatonalización entre comerciantes y vecinos de la Cruz Roja y del entorno. El gobierno local reitera que desviar los autobuses por León XIII supondría eliminar los aparcamientos y hacerlo por Miraflores implicaría “una reordenación compleja de la movilidad”.

Ricardo Marqués, de la Asociación Ciclista de Sevilla A Contramano, indicó que, si bien su asociación quiere sobre todo mantener el carril bici bidireccional, apoya que la peatonalización sería un buen comienzo para las “micropeatonalizaciones” que propuso el alcalde durante su campaña electoral.

En el debate, varias personas apoyaron la peatonalización de la calle. El ingeniero de caminos Indalecio de la Lastra indicó que la Macarena carece de calles peatonales y que la peatonalización de la Cruz Roja crearía la primera calle peatonal del distrito, algo que ya existe en Triana y Los Remedios y que considera necesario.

Representantes de la AMPAs del barrio reclamaron la necesidad del carril bici para acceder a los colegios y de un sombreado adecuado en las entradas a los centros educativos.

David Gómez de la Plataforma Salva tus Árboles Sevilla expresó su preocupación por el posible impacto de las obras en la arboleda de la calle. Otros vecinos expresaron su deseo de mantener el transporte público (el paso de autobuses) en la calle, por lo que no ven clara su peatonalización.

La opción que va a llevar a cabo el Ayuntamiento en la Cruz Roja es mantener el tráfico actual y el carril bici bidireccional, pero trasladándolo al otro lado de la calle para evitar conflictos con las paradas de autobús. La calle será de velocidad 20.