La iniciativa ciudadana para salvar el Ideal, el emblemático cine de Alacant, de casi un siglo de historia, consiguió una importante victoria con el aumento de la protección del edificio, de parcial a integral, y de la fachada a numerosos elementos de su interior, como las volumetrías, la estructura de graderías y palcos en dos plantas, las barandas frente a las gradas y palcos y el lienzo ornamental adherido al cielo raso. Una protección que, a priori, parece bloquear la opción de convertirlo en un hotel de cuatro estrellas, el proyecto que indignó a los defensores del patrimonio histórico de la ciudad.

Aun así, el Grupo Baraka, la inmobiliaria que impulsa el proyecto de conversión a hotel, asegura que no piensa tirar la toalla. La semana pasada, el periódico local Valencia Plaza informaba que la promotora continua exigiendo al Ayuntamiento la concesión de la licencia de obras para empezar las reformas, aun con las actuales limitaciones impuestas por el informe de la conselleria de Cultura. Un empeño que despierta muchas dudas, sobre todo relacionadas con la viabilidad del proyecto una vez quede obligado a reducir las habitaciones previstas, muchas de las cuales quedarían sin opción de luz solar directa.

Espacio cultural

Mientras tanto, desde la plataforma vecinal Salvem l’Ideal, que ha liderado el proceso de catalogación del edificio como Bien de Relevancia Local (BRL), quieren ir más allá y han iniciado los trámites para que el Ideal sea considerado Bien de Interés Cultural (BIC), un nivel de protección que consideran que sería el adecuado para salvaguardar el Ideal. La arquitecta Ane Ferreiro Sistiaga, miembro de la plataforma, incide en la importancia de esta protección, aunque lamenta que "esto no permita proteger su uso original". Para Salvem l’Ideal, no se trata solo de mantener un patrimonio arquitectónico, sino dotar Alacant de mayor infraestructura cultural. "Esto puede pasar por la adquisición y dinamización por parte de las instituciones o por la iniciativa privada. Si el espacio cultural proviene de un proyecto privado no nos opondremos en absoluto", continua Ferreiro. Esta plataforma continua, hasta que haya una solución definitiva, con su campaña de sensibilización ciudadana. Esta semana se concentraron frente a la puerta del edificio para limpiarle unos grafitis, acción por la cual algunos de los participantes fueron multados por la Policía Local. "No hemos hecho nada ilegal y no vamos a aceptar estas multas", asegura Ferreiro.

Desde el grupo municipal de Esquerra Unida ofrecen una propuesta más concreta: la conversión del Ideal en una subsede de la Filmoteca de València. "Es una oportunidad única para dotar de espacios culturales públicos Alacant, una ciudad totalmente infradotada en este sentido", añaden fuentes de esta formación política. Desde Esquerra Unida destacan la importancia de las movilizaciones ciudadanas y las alegaciones que presentaron para salvar el inmueble, pero alertan que "sin una intervención de Patrimoni, el edificio se podría echar a perder por el desinterés de los propietarios". Por esta razón han pedido la intervención de la conselleria de Educació i Cultura, quien, por ahora, no se ha manifestado sobre la propuesta.

La otra opción sería la compra del Ideal por parte del Ayuntamiento de Alacant. Una opción que el mismo Pleno aprobó por unanimidad en octubre del 2019. El problema es que el actual precio es considerado "prohibitivo" para las arcas públicas. El precio que el consistorio estaría dispuesto a pagar serían dos millones y medio de euros, su valor de tasación, menos de la mitad que los seis millones que el Grupo Baraka ofrece a la familia propietaria para su proyecto hotelero. Desde Salvem l’Ideal, Ferreiro defiende esta opción, y no ve "mala fe" por parte del concejal de Cultura, Adrián Santos, aunque cree que "se siente incómodo con el tema".

Un cine histórico

Proyectado en 1924, el cine Ideal constituye un signo inconfundible del séptimo arte en territorio valenciano y se mantuvo en funcionamiento hasta el 2003, por lo que está íntimamente vinculado a los recuerdos y emociones de diferentes generaciones de alicantinos. Se trata de un cine construido ex profeso para la exhibición de películas con escenario tras la pantalla y palco al estilo de un teatro, una disposición que lo hace excepcional. Desde el punto de vista histórico, tuvo un papel muy relevante en la exhibición propagandística durante la Guerra Civil. En el primer informe emitido por la Conselleria de Cultura para evaluar la posible declaración como BIC, se destaca que "al comienzo de la contienda, la programación del cine Ideal se alineó con el ideario republicano afín a la revolución proletaria".

El mismo texto añade que "en el contexto de la ocupación de la ciudad de Alicante por las tropas franquistas, el cine Ideal fue habilitado provisionalmente como centro de distribución de alimentos y de internamiento de mujeres, pasando a difundir propaganda del régimen vencedor de la contienda al retomar las proyecciones".