Spain

Coronavirus Galicia: Un año del 4 de marzo que lo cambió todo

A las 15.30 del miércoles 4 de marzo de 2020 se publicaba un 'tuit' en la cuenta de la delegación de Galicia de ABC con la noticia: el redactor Miguel Ruiz de Arcaute ponía su firma a la pieza que informaba de que en La Coruña s e confirmaba el primer caso por coronavirus de Galicia. Era la única Comunidad, junto a Murcia, que aguantaba. Se trataba de un hombre de 49 años, que venía de Madrid.

Desde ahí la situación derivaría en todo lo que vivimos hasta ahora, aunque entonces, difícil era pensar que en 10 días se iniciaría un confinamiento. La ahora imposible e incluso sorprendente imagen que acompaña el texto, del 5 de marzo, donde la distancia social aún no era la norma, da buena muestra de ello. El periódico ese día recogía esta pieza de Pablo Pazos: «Una persona que trabaja en el CHUAC cuenta cómo se vivió desde dentro: « Asusta un poquito, no es una tontería».

No lo era. El Covid a 3 de marzo de 2021 le arrebató la vida a 2.259 personas, tras notificarse otros tres decesos ayer. Confirmados hay 105.988 contagios, que es como si toda la ciudad de Lugo hubiese tenido el virus. 4.686 siguen padeciéndolo con datos de este miércoles, con la IA a 14 días en los 133 casos por 100.000 habitantes. La UCI baja de los 100 ingresados, algo que no sucedía desde el 17 de enero. Los hospitalizados son 468, con 375 en planta (-8). Los nuevos casos fueron 173, subiendo de los 113.

Pero para llegar a este punto hay muchos momentos determinantes, algunos felices, la mayor parte mazazos. Véanse los dos primeros fallecidos, el 14 de marzo. 10 días después eran 32. Era el momento de la falta de material: escribía Natalia Sequeiro el 24 de marzo que «el textil gallego se vuelca para la fabricación de mascarillas y batas». El 6 de abril llegaba el pico de hospitalizados, con 1.107. El 4 de abril fue el de las UCI, con 177 críticos.

El 4 de mayo comenzó la fase 0. Era la desescalada, y Galicia fue la primera en abandonar el estado de alarma, al pasar a la nueva normalidad. Era lunes, 15 de junio, con 351 casos activos. Un poco antes, y con la previsión de que los casos empezasen a aumentar en verano, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, convocaba las elecciones el 12-J. Fue el 18 de mayo y el titular de este redactor invitaba a pensar que el virus había sido controlado, o al menos, no volvería a golpear con tal intensidad: «Los gallegos decidirán el 12-J quién responde a los efectos de la pandemia». Sin ser mentira, el tiempo demostraría que todavía quedaba mucho por ver.

Que se lo digan a A Mariña, el primer territorio en Galicia en volver a cerrar. Era campaña electoral. Se anunciaba un domingo, 5 de julio, en el que el vicepresidente Pablo Iglesias y la ministra Yolanda Díaz hacían campaña en Vigo. Lo mismo para el líder de Vox, Santiago Abascal, en Ribeira. La noche antes, los bares de Compostela estaban llenos.

El ocio nocturno cerraría a mediados de agosto y los datos volvieron a subir. Se estabilizarían en los 4.000 casos activos en septiembre, para tomar la dirección ascendente en octubre. 10.276 casos el 7 de noviembre fueron el pico de la segunda ola. El 30 de octubre cerraban las siete ciudades por el puente de Todos los Santos. Fue el día del cierre exprés, anunciado a la mañana y ejecutado después de comer. «1,2 millones de gallegos quedan confinados hasta el martes», decía esta sección el 31 de octubre.

El 6 de noviembre cerraría buena parte de la hostelería, y se buscaba lo que se llamaba salvar la Navidad. Volvía a abrir en diciembre la hostelería y las fiestas navideñas quedaban a la vuelta de la esquina. Desde el 14 de diciembre los casos activos quedaban en un valle y se hablaba de los famosos allegados, que Galicia no quería, mientras se liberaba la movilidad para las fechas más destacadas. Se confirmaba el 22 de diciembre en pleno sorteo de la Lotería de Navidad. La ilusión llenaba de nuevo las casas mientras el conselleiro hablaba, en este caso en la TVG2. Los niños de San Ildefonso son sagrados. «Respiro de hoy al 25», se señalaba el 23 de diciembre. Ana Obregón y Anne Igartiburu despidieron en la Puerta del Sol el que para muchos fue el peor año, pero llegó 2021 y no fue para hacer borrón y cuenta nueva.

Aunque sí para que algo cambiase: se inyectaban las primeras dosis de la vacuna el domingo 27 de diciembre. Nieves Cabo. Su alegría se veía en la residencia Puerta del Camino, en Santiago. «Día histórico contra el Covid: Galicia inicia la vacunación que tendrá un ritmo de mil dosis al día», era el titular. Esas primeras dosis llegaban, muy insuficientes, y las cifras no paraban de subir, con los contagios por encima de los 1.000 diarios. Y casi cerca de los 2.000. El récord fue 1.889 el 23 de enero.

La UCI vio una ocupación inédita, sobre todo la coruñesa. El 8 de febrero había 254 críticos, y el máximo en hospitales fue 1.439 el 2 de febrero. Eran días muy oscuros y se trataba de evitar el confinamiento domiciliario. Y se evitó, aunque con uno «de facto», como se titulaba el 25 de enero. Se cerraban los bares, pero en toda Galicia. También los concellos, y se prohibían las reuniones de no convivientes.

Mientras, se avanzaba en la vacunación: se inocularon las dos dosis en residencias y a los sanitarios en primera línea, y el 19 de febrero se iniciaba la de mayores de 80. En Leopoldo, en Ames, se centraba este periódico tras esas primeras dosis. Fue el primero. También se está pinchando a otras personas en primera línea. Esa es la mayor esperanza.

El mayor miedo, volver atrás. Las cepas ganan terreno, mientras la hostelería reabre: lo hizo en gran parte de Galicia hace seis días, el 26 de febrero. En muchas zonas también se abrieron los perímetros. Ahora los ojos se ponen en la Semana Santa, mientras se vigilan los datos. Pero cada día queda una jornada menos para el fin de la pesadilla.

Ver los comentarios

Football news:

Messi anotó más de 30 goles en la temporada por 13ª vez consecutiva
Cagliari le arrebató la victoria al Parma (4-3) al caer 1-3 en el minuto 65. 2 goles anotados en el tiempo añadido
Werner Pro 1-0 con el City: Jugaron los mejores equipos de Inglaterra. Si el Chelsea gana el trofeo, la temporada es exitosa
Tuchel sobre Guardiola y el City: Chelsea se merece una victoria sobre el mejor entrenador y uno de los mejores equipos
Guardiola sobre la lesión de de Bruyne: no se Ve bien. Le duele
Thomas Mueller: Flick no explicó su decisión, pero tampoco debería. Gastó mucha energía en 1,5 años
Guardiola 0-1 con el Chelsea: no es Fácil vencer a un equipo que se defiende en su tercera parte