Spain

Coplas que llegan a todos los rincones

Que no, que esto ya no es lo que era. Que no solo de callejeras y coros se nutre ya el Carnaval de la calle, aunque ambas formas de ver la fiesta sigan siendo las reinas de las coplas más allá del Gran Teatro Falla. Lo son, pero en este primer Domingo de Carnaval se consolidó el ‘boom’ de las agrupaciones ‘oficiales’ en las esquinas, aceras y recovecos. Ninguna se quiere perder el contacto directo con el público y anuncian sus actuaciones en sus redes sociales, con sus horarios como si fuese el itinerario cofrade de la panadería La Gloria.

Y todas tuvieron su sitio entre una muchedumbre, aunque sin estrecheces y aglomeraciones desorbitadas, todo hay que decirlo. Se podía, más o menos, circular para elegir la variable oferta de coplas. A ello ha contribuido que las agrupaciones hayan descubierto en los últimos años rincones para cantar que hace escasos carnavales eran impensables.

Los coros en carroza se repartieron entre plaza de Mina –cómo luce una batea por su interior– y los alrededores del Mercado Central, más típico no lo hay. Algunos de ellos realizando sus recorridos alternativos, pero cantando tangos al fin y al cabo, que es la composición reina de este Carnaval. Esta vez, eliminado el recorrido de la plaza de Candelaria, en este lugar se podían seguir con más comodidad las evoluciones de las agrupaciones en el escenario para el concurso de coplas de la veterana peña La Estrella, que comenzó con grupos de la cantera , infantiles y juveniles, para seguir con chirigotas y comparsas, que optan respectivamente a los premios ‘Cañamaque’ y ‘Paco Alba’. Candelaria sigue siendo uno de los sitios favoritos del público.

Regresaba la chirigota de Vera Luque, ‘Los Cadizfornia’, al carnaval callejero después de un año de descanso con su habitual inicio de recorrido en las escalerillas de la Facultad de Medicina, de la plaza de Fragela. Muchísima gente arropaba al primer premio de este año en el Falla, que terminó su primer pase cerca de una hora después entonando temas de una de sus más conocidas creaciones, ‘Los hinchapelotas’, y siendo despedidos al grito de ¡Campeones!.

El primer Domingo de Carnaval se saldó con buen tiempo y escasas aglomeraciones de público en el centro de la ciudad

En Mina, puerta del Museo Provincial, se encadenaba la comparsa de Kike ‘Remolino’ a las dos y media de la tarde, mientras el coro ‘Érase que se era’ desgranaba tangos. También en la plaza de Mina se formó un gran alboroto por después de las cinco para ver la actuación de la chirigota revelación del COAC 2020, ‘No aguantamos más, vamos de impacientes’, recibida al grito de ¡Campeones, Campeones!. La agrupación de Puerto Real será una de las más esperadas en la calle este Carnaval.

En su hábitat natural, la plaza del Oratorio San Felipe Neri, cantaba a las 14.30 la chirigota del Selu ‘Estrés por cuatro’. Pompitass contra la ansiedad, coplas contra el mal humor.

Poco antes de las tres de la tarde en la plaza de San Juan de Dios y sus alrededores, enclaves recuperados en los últimos años, se repartían ‘Los listos’ de Ángel Subiela en Moret, la chirigota ‘Los Geni de Cadi’ en la esquina con Sopranis, la comparsa juvenil ‘Las niñas de Catalina’ ante el Ayuntamiento de Cásdiz y la comparsa de Faly Mosquera ‘Los salvajes’ ante la tienda de Confecciones Tinoco, en la calle Pelota. También cantaban por la zona la comparsa de Germán Rendón ‘Los resilientes’ y la chirigota infantil ‘Pa roja, roja, nosotras’.

Sobre las 15.15 se produjo en la calle Libertad un momento de gran emoción al enfrentar sus bateas el coro de adultos ‘El barrio negro’ y el coro juvenil de La Salle Viña ‘Al sur del sur’, intercambiándose tangos. En Cánovas del Castilo estaba la batea del coro ganador en el Falla, ‘La colonial’. En la misma calle, y en el bar Kaserón del 3x4, la comparsa ‘Los listos’. A las 17.30 en la calle Sagasta la chirigota callejera del Parchís, este año de magos, ‘Mago Mayor’, con un verderón estribillo cuyo protagonista era el conejo. Ya saben. Un poco más arriba, en San Miguel, ‘Las trapecistas del Circo Supersol’ derrochaban arte. En Mendizábal (vulgo Vargas Ponce), a un lado la chirigota tercer premio de este año, ‘Los Geni de Cadi’, y al otro la comparsa de Jesús Cruz ‘El comando callejero’, que interpretaba un pasodoble de la comparsa de Joaquín Quiñones ‘La caldera’.

El coro ‘El barrio negro’ y el juvenil ‘Al sur del sur’ enfrentaron sus bateas para cantarse tangos

Junto al Café de Levante, en tan coqueto callejón, una de las agrupaciones callejeras más subidas, la de Paquito Gómez, este año ‘Los masoquistas’, entonando cuplés en los que sus abuelas eran las protagonistas y con este estribillo: “Yo voto a la derecha / pa que después me explote / Más, más, más/ más que masoquista a ver si voy a ser carajote”.

A la misma hora en la calle Sagasta Vega López, Pepe Vélez y compañía, que este año, una vez más, cantan sin disfraz pero llevan en la cabeza otro artefacto: un aparato de hacer masajes. En la calle Solano, al filo de las seis de la tarde, estaba la Chirigota del Ukelele, este año denominada ‘Los gatos de Chernobyl’. Y en la calle Barrié la comparsa de Barcelona, ‘El botas’.

A las 18.15 impresionaba con sus voces el coro de Julio Pardo, ‘Tócame’, en en el Arco de Garaicoechea. En San Juan de Dios, y ante la estatua de Moret, el primer premio de comparsas ‘Oh capitán, muy capitán’. El Mercado Central, con el sol ya cayendo, seguía siendo epicentro de los tangos gaditanos. Delante del renovado bar Merodio cantaba el coro de Luis Frade, este año ‘Los payasos del callejero’. Después de las siete podía verse a la chirigota de San José de la Rinconada (Sevilla), la del ‘Bizcocho’, ‘Los couchers lowcost’, en la escalera de Correos.

Los repertorios sonaron hasta la noche. El Carnaval 2020 ha empezado con fuerza exhibiendo de la mejor manera el arma más potente de la fiesta gaditana, que es la que la distingue de las demás: la copla en libertad por las calles.