En este sentido, el personal del Ministerio de Ciencia e Innovación lamenta profundamente el fallecimiento del sargento primero de la Armada Francisco Rodríguez Sánchez, que formaba parte de la dotación del Hespérides, buque que no pudo viajar hasta la Antártida por un brote de COVID-19 a bordo.

El personal técnico (civil y militar) de las 2 bases antárticas y el personal científico que ha desarrollado los 6 proyectos científicos y 4 series históricas de esta breve la campaña, navega a bordo del BO Sarmiento de Gamboa para iniciar el último cruce del Mar de Hoces (paso del Drake), este tramo de mar separa las islas Shetland del Sur, archipiélago donde se encuentran las bases antárticas españolas en la Antártida, y el cabo de Hornos en Sudamérica. Se espera que el buque llegue a Punta Arenas (Chile) en los próximos días.

Esta campaña ha estado marcada por la pandemia de la COVID-19 y los estrictos protocolos implantados para evitar la introducción del virus en la Antártida. Gracias a la responsabilidad y compromiso de todo el personal que ha participado en la campaña, España se suma a los países que han logrado impedir la propagación del virus en el continente blanco. Los periodos de cuarentena aislada y pruebas diagnósticas llevadas a cabo frente a la COVID-19 han supuesto un sobrecoste directo de aproximadamente 66.000 euros respecto a la cantidad habitual destinada a la campaña Antártica Española.

A pesar de ser una campaña muy breve y con menos actividad científica de lo habitual, se han conseguido alcanzar los objetivos planteados y dejar las bases preparadas para su apertura en la siguiente campaña, que se presume será muy demandante y se espera poder desarrollar en buenas condiciones.

Campaña Antártica Española

La Campaña Antártica Española constituye un modelo de cooperación entre diferentes instituciones públicas y privadas al servicio de la I+D+I, en el marco del Plan Estatal de Investigación Científica y Técnica y de Innovación. El Ministerio de Ciencia e Innovación financia la operación y mantenimiento de los buques ‘Hespérides’ y ‘Sarmiento de Gamboa’ y los gastos asociados a la logística general de la campaña, y colabora en los gastos de las bases antárticas españolas ‘Gabriel de Castilla’ y ‘Juan Carlos I’. Por su parte, la Agencia Estatal de Investigación financia la mayoría de los proyectos de investigación. A través del Comité Polar Español se coordinan las actividades que los diferentes organismos desarrollan durante las campañas.

Las entidades participantes en estas actividades son la Unidad de Tecnología Marina del CSIC, que gestiona el Sarmiento de Gamboa y la BAE Juan Carlos I en la Isla Livingston y coordina la logística general de la campaña antártica; el Ejército de Tierra, que gestiona la BAE Gabriel de Castilla en la Isla Decepción y la Armada, que opera el BIO Hespérides. Tanto los buques como las bases antárticas forman parte del mapa español de Infraestructuras Científicas y Tecnológicas Singulares (ICTS), instalaciones, recursos o servicios excepcionales en su género, con un coste de inversión, mantenimiento y operación muy elevado y cuya importancia y carácter estratégico justifica su disponibilidad para todo el colectivo de I+D+I.