Spain

Clases para convertirse en sumiller (doméstico)

Pinkleton & Wine.

Tiendas, tabernas, mercados... lugares clave de la capital para que el consumidor aficionado se adentre en el mundo de la enología

Entre los buenos propósitos de 2020 puede estar el de aprender de vinos y, si es posible, de una forma divertida y efectiva. ¿Dónde hacerlo? En Madrid hay opciones muy diversas para aprender.

En una tienda

Como complemento a su oferta vinícola, no son pocas las vinotecas en la capital que ofrecen la posibilidad de formarse en el conocimiento de los vinos, un aprendizaje dirigido a que el consumidor aficionado descubra referencias distintas y amplíe, si quiere, sus horizontes de cultura vitivinícola. Uno de esos lugares es Enoteca Barolo, una tienda decana en el barrio de Chamartín (Príncipe de Vergara, 211) donde los principiantes pueden asistir a cursos de cata y aprender sobre aromas, gusto, defectos y tipos de vinos en cuatro sesiones, a las que, además, se puede acudir por separado o contratando el curso entero. Para los alumnos más avezados, se ofertan catas temáticas con productores y vinos de culto o zonas, impartidas por el personal de la tienda o por profesores externos.

Lavinia.

Lavinia, que acaba de cumplir 20 años desde su fundación en Madrid (Ortega y Gasset, 16), ha querido ser siempre un espacio de divulgación y cultura del vino, e imparte cursos de cata para principiantes una vez al mes y sesiones formativas para profundizar en zonas, estilos de vinos o bodegas concretas. Además, de mano de sus sumilleres (algunos de ellos, enólogos titulados), ofrece catas para iniciados (zonas vitícolas, estilos, catas verticales) y cursos a medida que se pueden seguir en la tienda (también en su sede de La Moraleja) o en otros lugares. La vertiente docente incluye, asimismo masterclasses sobre bodegas y cenas con bodegueros. «Lavinia es desde sus comienzos un lugar donde suceden cosas y siempre ha querido dar al comercio del vino una visión cultural», comenta el director de Lavinia España, Juan Manuel Bellver, quien matiza que «no damos apuntes», pero no se descarta hacerlo en un futuro. Otras tiendas, como The One Wine (Manuel Cortina, 1) o Reserva y Cata (Conde de Xiquena, 13), imparten diversas actividades relacionadas con la enseñanza del vino (consultar en los establecimientos).

En taberna

Un local de vinos y cervezas artesanas podría ser un buen enclave para conocer los secretos de la elaboración y probar botellas raras, de pequeños productores o complicadas de conseguir. Ése es el planteamiento de las catas de la taberna La Caníbal (Argumosa, 28), donde se apuesta por los vinos de grifo, las cervezas artesanas y los quesos tradicionales. La formación es toda una pasión para uno de sus fundadores, Luis Vida, y sólo hay que estar atento a sus redes sociales para conocer su agenda de catas temáticas y presentaciones, pues algunas de ellas son gratuitas. En principio, se dirigen a alumnos con cierto nivel y nociones básicas, aunque las clases son asequibles para cualquiera con un poco de ganas. También se ofrecen armonías de quesos y degustaciones dirigidas de cervezas.

Barolo.

En el mercado

Por ejemplo, en el de San Miguel (junto a la Plaza Mayor), que alberga el veterano bar Pinkleton & Wine, donde se sirven por copas vinos no aptos para todos los bolsillos, incluido Vega Sicilia. Si uno no aspira a una enseñanza canónica, aquí es posible adquirir nociones básicas de manos de los sumilleres que atienden el local, consultando previamente las opciones. En Pinkleton se celebran presentaciones -abiertas al público- de bodegas, que permiten probar sus etiquetas e incluso se puede pedir al personal que sirva copas distintas como aprendizaje para diferenciar unos vinos de otros, eligiendo la temática, la variedad... El concepto es muy libre y, si se va con amigos, es una buena opción para pasar un rato lectivo divertido.

La Canibal.

Desde casa

Y si el frío no anima a salir de casa, el alumno puede asistir a una cata sin moverse del sofá, gracias a iniciativas como Entre Cepas, empresa de enoturismo fundada por las hermanas Ana y Mar Sánchez Pavón que imparte formación a domicilio adaptada a la demanda del consumidor. Con una duración de unas dos horas y media, Mar Sánchez Pavón -WSET 3 (certificado que otorga Wine & Spirit Education Trust, organización de referencia internacional en la formación del vino) y sumiller diplomada- proporciona nociones básicas a grupos de amigos en sus propias casas, con un lenguaje distendido y adaptado al nivel de cada audiencia: «La gente tiene interés por acercarse a este mundo para pasar un rato agradable y prefiere que le hables sin tecnicismos», comenta.

Reservas y consultas de posibilidades y temáticas en [email protected] y en Tfn.: 670 862 635. Entre Cepas pone el material y el aficionado, las ganas «de tomar un vino y divertirse», concluye Mar.