Spain

Cinco paseos para hacer a nuestro aire

Hoy día ya no hay seguidores sino 'followers'. Da la impresión de que esta sociedad necesite guía para todo: para lucir a la moda, aprender trucos de cocina, educar a los hijos… Como si no 'seguir' a alguien en las redes te convirtiera en huérfano de consejeros. Nunca tanto fan había necesitado tanto ídolo. Los asuntos que ocupan a GPS cuentan también con cicerones, aunque especiales. En vez de guiarnos por una persona obedeceremos a ríos, vías de tren y sendas que indicarán la dirección sin pedir 'likes'. Para obviar el exceso de orientadores y disfrutar un rato a tu aire.

Zuia La corriente del río Baias

Estibaliz Mugueta

Cuentan que los señores del valle acogieron a la princesa del reino de Navarra, Doña Blanca, junto al puente de 'La Encontrada'. Allí fue hallada (encontrada) por su hermano, el príncipe Carlos. Fácil y bonita resulta esta ruta de 4,3 kilómetros en la que el río Baias decide los pasos. El paseo arranca en Lukiano (Zuia), donde tomar la calle de San Juan y ascender por la del Campo de los Nogales. A la derecha verás un abrevadero y una fuente. Ya en la pista hacia el bosque, a unos 400 metros, queda una bifurcación. En la parte derecha contemplarás un puente y el cartel informativo; elige la suroeste, cruzarás un cierre ganadero.

Tras un kilómetro toma en el cambio la dirección derecha. Verás el río con su pasarela colgante. Escoge un pequeño sendero paralelo al cauce, en la margen derecha. Sauces, fresnos y alisos acompañan al agua. Llegarás a una campa donde continuar hacia el suroeste hasta un caserío. Disfruta la panorámica del puente de piedra de la Encontrada (XVIII). Donde ahora existe una casona estaba antes la casa-torre medieval de los Guereña, después hubo una ferrería cuyas reminiscencias quedan en las paredes. Busca restos de la presa y el canal. Vuelve cruzando el puente y bordeando el meandro por la margen izquierda hasta una campa y el bosque de robles que lleva a la pista inicial. En la bifurcación, ve por la derecha.

Bilbao Edificios al abrigo del Nervión

IGNACIO PÉREZ

Que nadie nos malinterprete, conocemos las bondades del mundo virtual. Por eso invitamos a acceder a https://bilbaovisitavirtual.com para descubrir la visita a los puentes creada por Marcial Vecilla, introducción perfecta a esta caminata. Hecho, toca ponerse en marcha desde La Peña en paralelo a una ría que ha vertebrado vida y trabajo de los vizcaínos. Sigue el Paseo de los Caños hasta el puente y la iglesia de San Antón. Por la primera pasarela situada entre templo y mercado accedían los comerciantes a la villa. El Mercado de la Ribera aguarda varado donde antes estaban los muelles; su modernismo contrasta con el recuerdo de la vieja Plaza Mayor. Seguido aparece la Iglesia de La Merced (XVII- XVIII) y, frente al teatro Arriaga, el rascacielos de Bailén, primero de la capital, cuyo racionalismo evitó decoraciones.

No sucedería lo mismo con la modernista estación de La Concordia, con tímpano de hierro y vidrio. Remata la manzana de Ripa el edificio de Aviación y Comercio, victoria del racionalismo gracias a su torre, pisos escalonados y esculturas alegorías en las que pocos se fijan. Frente a él, el inmueble clasicista de la Naviera Aznar corta el aire como la quilla de un barco cortaría el mar. En la otra margen, el ayuntamiento de influencia francesa fue inaugurado en 1892.

Más adelante el futuro tiene nombre propio: Isozaki Atea. Al toparte con Zubi Zuri, mientras sigues por el Campo Volantín, observarás las torres gemelas partidas por una escalera que comunica Ensanche y ría. Debajo, el pasado reclama sitio en los restos del Depósito Franco de Uribitarte. Sigue hacia el Palacio Olabarri; neobarroco, sus ventanales y torres miran al Guggenheim.

Más templada, la Universidad de Deusto opta por el eclecticismo clasicista. Cruza el caudal por el puente Pedro Arrupe para encarar la Biblioteca de la Universidad. La estructura de pavés en tono neutro se ilumina al anochecer, como se enciende la sabiduría gracias a los libros. Contrasta la piedra blanca en el Paraninfo de la UPV. Dan paso a la Torre Iberdrola, la más alta de Euskadi, donde se mira al espejo Bilbao. Final en el Palacio Euskalduna, recuerdo de los astilleros.

Barakaldo El chacachá del tren

Historia, eso persigue esta ruta urbana entre dos vías ferroviarias, la del tren Lutxana Minning, recuperada como paseo peatonal con el nombre de Dolores Uribarri, y la de Renfe, que traslada cada día a miles de viajeros. El éxito de la antigua fábrica de Altos Hornos de Vizcaya activó el espacio comprendido entre ambas.

El paseo comienza en el Palacio Larrea, antigua casa-torre banderiza del XVIII. A pocos metros enlazarás con la Plaza del Botxo, final del antiguo ferrocarril minero de la compañía Franco Belga. Si buscas dos calzadas de raigambre histórica cerca, recurrirás a Portu e Ibarra, antaño con gran esplendor comercial asociado a AHV.

En el Paseo del Ferrocarril, junto a la estación de Desierto Barakaldo, aparece la Alhóndiga construida en 1949 en el solar que un siglo antes albergó la Iglesia de San José. Esqueleto de hormigón armado, protegía vinos, aceites y licores. Continúa en paralelo al ferrocarril Santurce-Bilbao hacia el Parque de Lasesarre. Setos bajos y árboles lo dibujan. En el límite de la avenida Murrieta con el río Galindo aguarda el parque de Ribera de Galindo, paisaje regenerado.

Gorliz Al Ermua por el viejo camino

Regino Roca RodrÍguez

Otra consecuencia de la modernidad, wikiloc, marca el camino para culminar la 'Ascensión al Ermua por la ruta antigua' (www.visitgorliz.eus); 8,26 kilómetros lo engordan. Parte de la Plaza Ibarreta y fue usado por niños de distintas generaciones antes de que crearan la carretera al faro. Sigue por la Travesía de Iberre hacia Andra Mari Bidea. Llegados a Itsasbide Kalea cruza a Talaia Bidea, descendiendo por Aldapabarrena para alcanzar Ondargane bidea, por donde continuar a la derecha hasta una rotonda.

De frente, por Urezarantza bidea, pasa los accesos del camping. En la zona de 'Entrepinos', junto a las encinas, bira a la derecha por Arteaga bidea para girar a la izquierda hacia la urbanización Itsas Gane y de nuevo derecha por Urtiene Estrata. Sube hacia la haurreskola. Al llegar, de la pequeña carretera a la derecha surge, entre matojos, una senda incómoda al principio, hasta la carretera de Orabille a Fanos. Encontrarás piedra, roca, terreno arcilloso… caminas sobre un flysch. Y varios senderos que confluyen en el principal. ¿Ves la alambrada a la derecha, límite de terreno pastoril? ¿La bahía de Gorliz?

El camino torna llano hasta estrecharse y vislumbrar, bajo arbustos, Fanobidea. En el cruce ve hacia delante y a la derecha, a la finca con un par de construcciones de piedra. Superada la parte llana de Fano, toma el camino de la derecha bajo arbolado, donde la carretera gira a la izquierda hacia tres caseríos. Te dejará cerca de la cima (292 m.).

Las encinas ofrecen sombra los días soleados, suelo húmedo si ha llovido. Queda la subida hasta zona despejada. De frente Armintza, a la izquierda la cumbre… ¡atento, es pequeña y la ocultan encinas! Ante tus ojos la isla Billano, la costa hasta Cantabria, el Serantes y Punta Lucero. Eretza, Ganekogorta, Gallarraga...

Artzentales Vistas encartadas

JOSU FERNÁNDEZ MENCHACA

No hay camino amarillo como el que seguía Dorothy en El Mago de Oz, pero sí carretera primero, senda más tarde e intuición final para visitar el monte Alen (804 m.). La idea es llegar en coche hasta Artzentales, pasar el barrio de Traslaviña, con su iglesia de Santa María, por si quieres detenerte, y continuar hasta la entrada –a la derecha– de San Miguel de Linares. Cerca del templo hay un magnífico roble clasificado como 'Árbol Singular Protegido' del País Vasco.

Tras contemplarlo, conduce dirección a Santa Cruz y su casas de estilo montañés, vigilado de cerca por el Pico Jorrios y el Armañón. Aparca frente a la ermita de Santa Elena y sube obedeciendo la pista principal. Tienes por delante una hora. Toma el camino del monte hacia el barrio de Llano. Buscarás después la mina Federica, a la que se llega atravesando un encinar. Sorprenden las ruinas del poblado minero que albergó, entre el bullicio de habitantes, tabernas, iglesia e incluso plaza de toros.

Observarás cómo la naturaleza ha recuperado el espacio hurtado por el hombre, integrando los surcos de extracción en el paisaje. Sigue hasta la cumbre por el acceso que consideres más sencillo, atravesando un karst alargado. Deléitate arriba con el territorio encartado. El descenso puedes hacerlo por el mismo lugar o bordeando el monte Somo, que queda a la derecha durante la ascensión.

Football news:

Antoine Griezmann: Estoy feliz en el Barça. Queremos ganar la liga
Ronaldo Koeman: este no es el último juego de Messi para el Barça en la Copa de España, espero
Lionel Messi: Levanto un trofeo especial como capitán de un Club especial. Estamos felices
Cuman fue séptimo en ganar la Copa de España tanto como entrenador como jugador del Barcelona
Laporta sobre Messi en el Barça: Leo es el mejor del mundo. Estoy convencido de que quiere quedarse con el Presidente del Barcelona, Joan Laportalionel Messi, y ha hablado sobre el futuro del argentino en el Club Catalán
Messi, Piqué y Busquets ganaron la Copa de España por 7ª vez y repitieron el récord del ex delantero del Athletic Gains
Messi marcó 9 goles en las finales de la Copa de España. Superó a la leyenda del Athletic sarrubias con Dos goles anotados por el delantero Catalán Lionel Messi