Spain

China: de la batalla contra el coronavirus a enfrentarse al peor diluvio en décadas

La Mirada del Corresponsal

Tras dar por superada la crisis del Covid-19, la segunda potencia mundial afronta ahora unas inundaciones que amenazan con frenar su recuperación económica tras la pandemia

Una niña con mascarilla en el río Yangtsé de Wuhan.
Una niña con mascarilla en el río Yangtsé de Wuhan. GETTY

Asomado al balcón de su casa, frente a la orilla sur del río Yangtsé, Sunn lleva días grabando vídeos con el móvil para que sus amigos puedan ver cómo en Wuhan se preparan para las posibles inundaciones. "Hay operarios que están 24 horas en la orilla vigilando la subida del nivel del agua. Han construido paredes de más de dos metros con sacos de arena para que sirva de refuerzo. Si continúa lloviendo tan fuerte, el río se va a desbordar", asegura Sunn.

Cerca de su edificio, la entrada para coger el ferry que lleva a la otra orilla del Yangtsé se ha sellado con un muro de ladrillo sostenido por más sacos de arena. "Primero, el coronavirus se tragó la ciudad y ahora el agua amenaza con hundirnos de nuevo. Emocionalmente, va a ser complicado soportar otro desastre", cuenta Gao Hu, un vecino de Wuhan que trabaja como recepcionista en un céntrico hotel.

Hace unos días, las autoridades locales publicaron un informe explicando que debido a la geografía de la ciudad, rodeada también por el lago Dongting y el río Hanjiang en la parte superior, y el lago Poyang en la parte inferior, Wuhan sería vulnerable a las inundaciones si las fuertes lluvias continúan. ¿Se avecina un nuevo estado de alarma? "Ya nos pasamos 75 días encerrados en casa. Todo el mundo asocia el nombre de nuestra ciudad con el origen de una pandemia que ha matado a mucha gente. Este año ya estamos cubiertos en desgracias, no necesitamos más", sentencia Gao.

En la provincia de Hubei, donde se encuentra Wuhan, las inundaciones ya han dejado 14 muertos y cinco desaparecidos. Preocupa también la situación en la que se pueda encontrar la presa de las Tres Gargantas, la estación hidroeléctrica más grande del mundo (2.309 metros de largo y 185 de alto), a 370 kilómetros de Wuhan. En las redes sociales muchos usuarios empezaron a compartir unas fotografías de Google Maps donde se aprecian los muros dañados de esta presa. Aunque las autoridades chinas han aclarado que la estructura es sólida y que no hay peligro de derrumbe.

Residentes de Wuhan observan el río Yangtsé.
Residentes de Wuhan observan el río Yangtsé.AFP

Hacía 22 años que en China no se vivían unas inundaciones como las que están azotando el centro y el sur del país durante este comienzo de verano. Las lluvias torrenciales no cesan, han golpeado con virulencia a más de una docena de provincias y los datos son alarmantes: 433 ríos se han desbordado, las inundaciones han afectado a 37 millones de personas, casi tres millones han sido evacuadas, al menos 141 han muerto o desaparecido y más de 28.000 casas se han derrumbado.

Zheng Guoguang, viceministro de Gestión de Emergencias, ha apuntado que desde 1961 la cuenca del Yangtsé no registra unas precipitaciones tan abundantes. El domingo, China elevó su alerta de respuesta a las inundaciones al segundo nivel más alto. El gigante asiático tiene un sistema de respuesta de emergencia de cuatro niveles, con el nivel uno representando el más severo.

En los últimos días, los titulares sobre la pandemia han dejado paso a las noticias sobre el diluvio. Las portadas de los periódicos ya no las protagonizaban las imágenes de las largas colas de los vecinos de Pekín aguardando pasar el test de coronavirus, sino escenas como la de los estudiantes de Huangshuan (a 1.300 kilómetros al sur de Pekín) acudiendo al examen de selectividad en barcas por las fuertes inundaciones que habían convertido sus calles en ríos.

O las imágenes de los puentes de la dinastía Ming y sus reliquias de hace casi 500 años sumergidas bajo los ríos y lagos de la provincia oriental de Jiangxi. Allí, los niveles del lago de agua dulce más grande de China, el Poyang, han ido aumentando a un ritmo sin precedentes, alcanzando los 22,65 metros, muy por encima del nivel de alerta que está en los 19,50 metros. El sábado por la noche, más de 500 soldados llegaron a esta zona para ayudar a reforzar más de nueve kilómetros de la orilla del lago. También se han evacuado a más de 432.000 personas de sus casas y las autoridades han declarado que se están tomando unas medidas consideradas de "tiempos de guerra".

El río Yangtsé desbordado en Wuhan.
El río Yangtsé desbordado en Wuhan.AFP

En las ciudades por las que pasa el río Yangtsé, el más largo de Asia, el Gobierno ha enviado al ejército para construir diques y canales para liberar el agua. También, desde la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, han anunciado que enviarán 309 millones de yuanes (alrededor de 30 millones de euros) en fondos de ayuda a las regiones afectadas. Según la agencia pública Xinhua, las pérdidas económicas por las inundaciones suman más de 82,23 billones de yuanes (10 billones de euros).

La crisis más fuerte del coronavirus en China, pendientes aún de posibles nuevos rebrotes, ya se daba por superada. Ahora, a la segunda potencia mundial le toca hacer frente a unas inundaciones que, además de llevarse por delante más vidas, amenaza con frenar su recuperación económica tras la pandemia.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Buffon-Pirlo: ¡ahora tengo que llamarte Señor!? Buena Suerte, Andrea
Insigne es el primer italiano en anotar ante el Real Madrid en el Bernabéu y el Barça en el Camp Nou
Los 11 jugadores del Barça tocaron el balón antes del gol de Messi en el partido contra Napoli
Chakir anuló un gol de Messi y decretó un penalti para el Barça y el Napoli
Messi lleva 16 años anotando en la liga de Campeones. Raúl lo ha hecho durante 17 años
El segundo gol del Barça es la magia pura de Messi: ¡mentira (!) rayó el balón en la lucha contra 3 defensores y llegó a la lejanía
Messi anotó el gol 27 en los partidos de 1/8 de la final de la liga de Campeones. Ronaldo tiene 2 goles menos