La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha asegurado este miércoles que, “de momento”, no se contempla el cierre de los centros educativos por la pandemia del coronavirus, a pesar del aumento de contagios en el ámbito educativo.

En declaraciones a Canal Sur Radio, recogidas por Europa Press, Celaá ha manifestado que esta es una posición que comparten tanto el Ministerio como las comunidades autónomas, ya que, a su juicio, se ha visto en todos los territorios el “magnífico” resultado de la apertura de las aulas tras el verano y cómo se ha desarrollado el primer trimestre del curso.

De este modo, los centros continuarán abiertos, a pesar de que la propia ministra ha confirmado que los casos de COVID-19 se hayan más que duplicado tras la vuelta de las vacaciones navideñas, pasando del 0,6% de aulas confinadas antes de las Navidades al 1,4% en estos momentos. A pesar de esta cifra, la ministra considera que “no es motivo, en absoluto, para el cierre de los centros”.

Además, ha querido destacar el esmero con que profesorado, alumnado y direcciones de los centros educativos han observado todas las medidas de seguridad, lo que ha permitido que los colegios continúen siendo “lugares seguros”: “El colegio abierto es una victoria social, da seguridad, salud y conocimiento al alumno. ¿Dónde va a estar mejor, metido en casa?”, se ha preguntado.

Además, aboga por que permanezcan abiertos porque suponen “importantes herramientas para la detección precoz” del COVID, por lo que ha pedido a los padres que lleven a sus hijos al colegio, a pesar de su “preocupación lógica”.

CERCA DE 6.000 AULAS CONFINADAS

El curso escolar terminó antes de las vacaciones de Navidad con un 0,6% de las aulas confinadas por la confirmación de casos positivos de COVID-19, unas 2.500 aulas de todo el territorio español, según los datos que las comunidades facilitaron al Ministerio de Educación y FP. Pero ahora, esta cifra ha pasado al 1,4%, más del doble, lo que quiere decir que más de 5.800 aulas se encuentran en cuarentena.

Por comunidades autónomas, según el recuento realizado por Europa Press, en algunas comunidades, las aulas en cuarentena se han multiplicado hasta por 12, como es el caso de País Vasco, que hasta el 18 de diciembre notificaba 74 grupos confinados, el 0,42% del total de las 17.554 existentes desde los 2 años hasta educación no universitaria postobligatoria en el curso 2020-2021.

Aunque la primera semana tras las vacaciones de Navidad, las aulas con algún contagio de COVID bajaron a 13 (el 0,07%), a día de hoy el Gobierno vasco ha notificado hasta 164 aulas en cuarentena, lo que supone cerca de 13 veces más que hace dos semanas. Si bien, esta cifra representaría el 0,93% del total de las aulas vascas.

En Andalucía también se ha notado especialmente en la Educación el aumento de contagios generalizado que se está dando en las últimas semanas en España. Así, esta región mantiene 17 centros educativos cerrados totalmente, bien sea de la escuela pública, concertada o privada, la misma cifra que el pasado viernes y nueve más que el martes anterior.

En cuanto a aulas con alumnos en cuarentena, hay actualmente 705 clases confinadas, es decir, el 0,9% de las 78.024 que hay en la comunidad, 129 más que hace cuatro días y 300 más que hace una semana, es decir, se han incrementado hasta un 74% en tan solo una semana.

Otra comunidad en la que se han multiplicado los contagios es La Rioja, que ha notificado hasta el triple de aulas confinadas, pasando de 10 (el 0,29%) a 33 en la actualidad (el 0,9%) o Castilla-La Mancha, donde tras el regreso de los estudiantes se ha notificado un 0,75% de las aulas en cuarentena, cuando el primer trimestre terminó con una media del 0,37%.

En la Comunidad de Madrid se reinició el ‘contador’ de contagios y aulas confinadas el 20 de enero, porque ese mismo día regresaron a clase los estudiantes madrileños, casi dos semanas después tras las vacaciones de Navidad por los estragos de ‘Filomena’, el tiempo necesario para que un aula deje de estar en cuarentena.

Y, según los datos de la consejería de Educación de la región, a 22 de enero (en solo 48 horas), se han notificado 6.304 positivos de alumnos (el 0,52% del total) de 130 clases (0,2% del total de grupos).

GALICIA: INCREMENTO EXPONENCIAL Y CON NUEVO RÉCORD

Pero las regiones donde más está afectando la incidencia del coronavirus en la comunidad educativa son Castilla y León, Galicia y Murcia.

En el caso de la primera, el 23 de enero se informó del cierre de 30 clases (el 0,18% de las 16.318 que hay en la región), una cifra bastante similar a la registrada el 12 de enero (37 aulas), coincidiendo este dato con la ‘vuelta al cole’ de miles de alumnos en la región tras las vacaciones navideñas.

Pero a fecha 19 de enero, los grupos en cuarentena ascendieron a 389, la cifra más alta desde el comienzo de curso, subiendo hasta el 2,38% del total. Aunque este martes el Gobierno regional ha informado de que por primera vez en este trimestre el número de clases confinadas ha disminuido, continúan sin clase presencial por algún positivo de COVID un total de 369 aulas, el 2,26%.

Asimismo, el sistema educativo gallego sigue sin lograr ponerle freno a la ola de contagios que afecta a los centros desde el arranque del segundo trimestre. Este mismo martes se ha registrado un nuevo máximo de la pandemia, con un total de 3.352 positivos por COVID-19 que suponen casi 700 más que los datos con los que se cerraba la semana pasada.

Las cifras trasladadas por las autoridades sanitarias confirman que Galicia mantiene el incremento exponencial en el número de casos de coronavirus confirmados en centros, escuelas infantiles e institutos y que todavía no se ha logrado paliar la tendencia de las últimas semanas.

Así, la evolución de los contagios obliga a mantener cerradas, al menos, 165 aulas, siete escuelas infantiles y un centro de educación especial, que cuenta con cinco casos en sus instalaciones.

También llama la atención el caso de Murcia, que con fecha 22 de diciembre había 36 aulas en cuarentena, lo que representaba el 0,46% del total, número que se ha disparado a 94, según los datos aportados este mismo martes por el Ejecutivo murciano, representando así el 4,23%, una de las cifras más altas en términos porcentuales de todo el país.