El objetivo de ambos sindicatos es “racionalizar la negociación colectiva sectorial en la Industria y el Campo de Castilla-La Mancha” mediante una revisión y reorganización de los ámbitos funcional y territorial de buena parte de los 27 convenios colectivos provinciales que regulan ahora las condiciones laborales y los salarios en los distintos sectores industriales y agropecuarios de la región, que en conjunto emplean a cerca de cien mil personas.

“Nuestra negociación colectiva se caracteriza por su gran atomización y por sus desequilibrios interprovinciales”, han destacado los secretarios generales de CCOO-Industria y FICA-UGT CLM, Ángel León y Raúl Alguacil, respectivamente.

“Por un lado, nos encontramos con un buen número de convenios que afectan a un reducidísimo número de personas y que regulan actividades muy similares; por lo que sería conveniente fusionarlos y negociarlos en una única mesa”, han explicado en un comunicado sindical conjunto.

Como ejemplo señalan que en Albacete hay un convenio provincial de Panaderías que afecta a 500 personas; y otro de Pastelería y Confitería para 650. Lo mismo ocurre en Ciudad Real, donde hay 900 personas afectadas por el convenio de Panaderías y 300 por el de Pastelería y Confitería.

Por otro lado, hay varios convenios provinciales de un mismo sector que establecen muy dispares condiciones laborales y salariales para sus respectivas provincias. “Entendemos que hay que eliminar estos desequilibrios acordando ámbitos regionales de negociación”.

Este es el caso de los convenios provinciales del campo, que los sindicatos llevan tiempo reivindicando integrar en un único convenio de carácter regional, “pero chocando con la oposición de algunas patronales provinciales y con la pasividad, cuando el freno, de la patronal regional Asaja”.

MESAS REGIONALES DE NEGOCIACIÓN

CCOO-Industria y FICA-UGT también quieren avanzar hacia mesas regionales de negociación colectiva en otros sectores dedicados a la manipulación y transformación de productos agropecuarios y que ahora está regulados en convenios provinciales, como Vinícolas o Aceites.

A su juicio, vale la pena ir a ámbitos supraprovinciales de negociación” e incluso plantean llegar a un único ‘Convenio de Industrias de Alimentación de Castilla-La Mancha’, incluyendo tanto a Vinícolas y Aceites como al resto de empresas y cooperativas dedicadas a la manipulación y transformación de otros productos agrarios, como el Ajo y el Champiñón.

Para poder abordar esta “reorganización” de la negociación colectiva, CCOO-Industria y FICA-UGT CLM han acordado “dirigirse a sus sindicatos provinciales, competentes en la negociación de los convenios de sector, indicándoles la conveniencia de hacer coincidir la finalización de la vigencia de todos los convenios colectivos el próximo 31 de diciembre de 2021.

“El objetivo es comenzar la negociación colectiva el 1 de enero de 2022 en una situación económica más favorable y con todos los contadores a cero, para poder acordar con las patronales implicadas la creación de las nuevas unidades de negociación que proponemos”.