“Las mujeres y la juventud se alejan aún más del empleo y estas realidades no se pueden pasar por alto en el diseño del futuro que se va a financiar con los recursos públicos tanto regionales como los procedentes de los fondos europeos”, ha destacado la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO en la región, María Ángeles Castellanos.

A su juicio, si en lugar de poner en el centro avanzar en cohesión social y reducir las desigualdades se presta más atención a los proyectos de empresas que ya están teniendo grandes beneficios que podrían reinvertir, pero que optan por repartir, y al tiempo se postulan para captar la mayor parte de los fondos europeos, “no se avanzará de forma justa y mejorando la calidad de vida sino que se volverán a generar más desigualdades”.

“Hay que identificar a los grupos que se están alejando del empleo y diseñar políticas específicas que mejoren su situación desde opciones de empleo de calidad. Más allá de los grandes proyectos existen vidas que requieren de la acción política para no caer en la precariedad y en la exclusión”, afirma Castellanos.

Según ha informado CCOO en nota de prensa, el Instituto Nacional de Estadística publicó este viernes el módulo anual de la EPA correspondiente a 2020, el cual recoge los datos medios de los cuatro trimestres del año.

El primer impacto que destaca, según el sindicato, es el descenso de la población activa en 14.800 personas activas en Castilla-La Mancha, de las cuales 3.900 son hombres y 10.900 mujeres.

Respecto a la tasa de empleo, que nos indica cuántas personas están ocupadas del total de personas en edad de trabajar, en 2020 se sitúa en 50,70% para ambos sexos, 55,77% entre los hombres y 38,48% entre las mujeres.

En el mejor tramo de edad para el empleo de las mujeres, la brecha respecto a los hombres es abismal, con 20 puntos de diferencia, esto supone que el 40% de las mujeres de Castilla-La Mancha en edad de trabajar, en la mejor edad de empleabilidad, no están ocupadas, una situación que ha empeorado en 2020.

Por nivel educativo, la mayor destrucción de ocupación se produce entre quienes tiene Primera etapa de Educación Secundaria y similar, nivel en el que se pierden casi 13.000 ocupaciones, de las cuales el 66% son de mujeres.

“No obstante, la destrucción de empleo en el sector privado entre las mujeres ha sido muy fuerte lo que ha determinado que la pérdida de ocupación de las mujeres sea mayor que la de los hombres”, ha concluido la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO.