La secretaria general de CCOO en Albacete, Carmen Juste, ha puesto en valor el Real Decreto sobre Igualdad retributiva entre mujeres y hombres, que entró en vigor este pasado 14 de abril, y ha destacado que la norma de suma importancia “refuerza los principios de transparencia retributiva y de misma retribución a trabajos de igual valor”.

La entrada en vigor del Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, de Igualdad Retributiva entre mujeres y hombres, viene a ampliar y reforzar el marco normativo iniciado por la Ley de Igualdad, y a proveer de herramientas para lograr la Igualdad Retributiva y atajar la importante brecha salarial. Es un instrumento que nos permitirá acercarnos a la realidad de cada empresa”.

En este sentido, Juste ha destacado que “la brecha salarial en Castilla-La Mancha es del 26% y la tasa de temporalidad está en torno al 30%. El salario medio en la región es de 21.756,38 € /año, 19.088,87€ en el caso de las mujeres y 23.960,10€ en los hombres. La brecha salarial media en Albacete alcanza el 21%”.

“El pasado mes de marzo, los datos del paro registraban en Castilla-La Mancha 193.381 personas desempleadas, de las cuales el 63% son mujeres”, ha remarcado Juste.

“Los salarios bajos determinan pensiones incompatibles con una vida digna, que en el caso de las mujeres, requieren hasta en un 44,9% de las pensiones, complementos a mínimos. La pensión media en Albacete es de 916,54 €, una de las más bajas de nuestra región”.

Por otra parte, Juste ha indicado que el Real Decreto establece un sistema de valoración de puestos de trabajo, para garantizar la ausencia de discriminación directa e indirecta entre mujeres y hombres. Serán las mesas negociadoras de los convenios colectivos las responsables de garantizar que las condiciones de los grupos y niveles profesionales respetan los criterios de adecuación, totalidad y objetividad, así como el principio de igual retribución para puestos de igual valor.

“CCOO Albacete vamos a intensificar nuestra acción sindical, trabajando desde la negociación colectiva y el diálogo social, para erradicar estas desigualdades y seguir dando pasos para avanzar en una igualdad real y efectiva”.

“Con esta norma se avanza en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, para poner fin a todas las formas de discriminación contra las mujeres; lograr el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas las mujeres y los hombres, así como la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor. Dentro de los ODS está garantizar que nadie se quede atrás”, ha remarcado Juste.

“Todas las empresas, con independencia del número de personas trabajadoras en plantilla, están obligadas a respetar la igualdad de trato y de oportunidades en el ámbito laboral, y con esta finalidad, deberán adoptar, previa negociación, medidas dirigidas a evitar cualquier tipo de discriminación laboral entre mujeres y hombres. Las empresas con la obligación de elaborar un plan de igualdad (con 50 personas trabajadoras o más) deberán incluir en el mismo una auditoría retributiva”.

Además, Juste ha referido que “el registro retributivo deberá incluir valores medios correspondientes a los salarios, complementos salariales y percepciones extrasalariales de la plantilla desagregados por sexo y distribuidos por grupos profesionales, categorías, niveles o cualquier otro sistema de clasificación aplicable”.