Spain

Castro solicita 1,1 millones de euros al Gobierno central para rehabilitar el cargadero de Dícido

El Ayuntamiento de Castro sigue dando pasos para conservar su patrimonio cultural y se ha presentado a la convocatoria del 1,5% Cultural del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), para la rehabilitación de inmuebles declarados BIC (Bien de Interés Cultural), cuyo plazo finalizó el pasado 12 marzo. Según ha anunciado la alcaldesa Susana Herrán (PSOE) a este periódico, el Ayuntamiento ha solicitado al Mitma 1.121.992 euros, el 75% de la financiación total para rehabilitar el cargadero de mineral de Dícido (Mioño)

En diciembre de 2019, el equipo de gobierno (PSOE-Cs) encargó el análisis del estudio previo para el desarrollo del proyecto de rehabilitación integral del cargadero, un trabajo que fue elaborado por INES Consultores y que llegó a varias conclusiones. Por un lado, «el cargadero presenta problemas de corrosión que ponen en riesgo la estabilidad de la estructura si no se acometen a corto plazo obras de rehabilitación. Si continua la corrosión se producirá un colapso de la estructura». Asimismo, «los procesos de corrosión se aceleran como consecuencia del medio en el que se ubica el cargadero, por la acción de la humedad, y de las sales, así como por la salpicadura de las olas. Para la correcta conservación futura es preciso un plan de mantenimiento con tratamientos protectores».

Por otro lado, dicho estudio señala que «la estructura, a pesar de la falta de mantenimiento y el medio tan agresivo en el que se ubica el cargadero, tiene un comportamiento aceptable. La posible apertura al público del cargadero exige el reforzamiento de vigas transversales inferiores, cordones inferiores y diagonales, reforzado mediante chapas soldadas o uniones atornilladas».

Tras conocer estas conclusiones, el Ayuntamiento elaboró, en enero de este año, un informe propuesta (con las posibilidades de actuación, financiación, plan de usos y buenas prácticas) dirigido a la Dirección General de la Costa y del Mar del Ministerio para la Transición Ecológica y a la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Cantabria para continuar con el itinerario de rehabilitación del cargadero. Posteriormente, la alcaldesa castreña mantuvo una reunión, el pasado 6 de marzo, con el consejero de Cultura, Pablo Zuloaga, con la directora general de Patrimonio Cultural, Zoraida Hijosa, y el jefe de la demarcación de Costas de Cantabria, José Antonio Osorio, a la que también asistieron el secretario general de la Consejería de Cultura, Santiago Fuente, el concejal de Urbanismo, Alejandro Fernández, y el director de la Escuela Taller, Juantxu Bazán.

Según apunta Herrán, en dicha reunión se valoró la situación del cargadero a resultas del estudio previo, y se confeccionó un itinerario de colaboración siguiendo el compromiso firmado por las tres administraciones en las actuaciones a las que se comprometieron las tres instituciones según declaración de abril de 2016. «Las tres administraciones se han emplazado a la firma de un protocolo que dé como resultado un convenio de actuación a tres bandas con las aportaciones económicas necesarias para la rehabilitación final del cargadero». La Consejería de Cultura asume la financiación de la redacción del proyecto de rehabilitación del cargadero «que se licitará a la mayor brevedad». En dicho proyecto debe incorporarse además un exhaustivo estudio geotécnico de la zona de accesos al cargadero, un plan de usos, así como un plan de mantenimiento anual de la estructura. Los accesos al cargadero están en la actualidad interrumpidos por el desmoronamiento de los taludes que han taponado el acceso a la infraestructura.

Con todo este procedimiento de varios meses, «el equipo de gobierno hace efectiva la petición que tantas veces realizó durante la pasada legislatura el PSOE a CastroVerde de solicitar dicha subvención para la rehabilitación del cargadero, y que el equipo de gobierno anterior desoyó en todas las ocasiones», concluye la alcaldesa.

CastroVerde dice que se «ningunea» el acuerdo con Costas y Cultura

La formación CastroVerde ha criticado que el equipo de gobierno haya decidido acudir en solitario al concurso del 1,5% Cultural de patrimonio del Estado, «contradiciendo el acuerdo institucional que obligaba al Gobierno regional y a la Demarcación de Costas a compartir con el Ayuntamiento la responsabilidad en la rehabilitación del cargadero de Dícido y su entorno».

Y todo ello, dice la formación ecologista, a pesar de que el vicepresidente Zuloaga, en su comparecencia el pasado 13 de febrero en el Parlamento, se comprometiera, por un lado, a asumir la redacción del proyecto y, por otro, a colaborar con el Ayuntamiento y la Demarcación de Costas en la financiación de la parte no cubierta por Patrimonio del Estado.

«El equipo de gobierno aún así ha decidido asumir el coste del proyecto y ha comprometido al Ayuntamiento en la financiación del 25% del total de la obra, es decir 373.997 euros, que debería de haber sido compartido por las tres partes. Además, este compromiso ha sido adquirido por la alcaldesa con informe desfavorable del interventor, tal y como reflejan varios documentos que obran en poder del Ayuntamiento».

CastroVerde considera esta actuación «irresponsable y arbitraria, llevada a cabo con absoluto desprecio a los argumentos que justificaron en su momento la responsabilidad compartida de las tres administraciones».

Football news:

Young habló sobre la muerte de George Floyd, escribiendo 16 veces la Vida de los negros importa
Andrew Robertson: van Dijk es el mejor defensor del mundo. Llevó al Liverpool a un nuevo nivel
El celta está dispuesto a comprar Rafinha al Barça por 16 millones de euros. El jugador quiere ir a la Premier League about la serie A
Giroud sobre la decisión de renovar el contrato con el Chelsea: recuperé la confianza de Lampard
Hermano de Guardiola: Pep sueña algún día con trabajar con la selección, pero no en el corto plazo
Southampton extendió su contrato con el entrenador Hazenhüttl hasta 2024
Moratti sobre Lautaro en Inter: No se puede mantener a alguien que quiere irse