Spain

Castilla y León salva el colapso hospitalario pero alerta ante la relajación del confinamiento

«Hoy en Valladolid, y sobre todo por Delicias, parecía un día normal». El fotógrafo Ramón Gómez, como muchos de quienes hacen El Norte, pisa la calle cada día desde que empezó el estado de alarma. Y ayer, en el grupo de Whatsapp desde el que se coordinan estas páginas, lanzó este aviso justo después de que la consejera de Sanidad, Verónica Casado, advirtiera en su rueda de prensa diaria de que había «demasiada gente por la calle». Un mal precedente para cuando dentro de una semana se reabra la mano para las «actividades no esenciales» y muchas empresas vuelvan a carburar. Los datos, poco a poco, empiezan a mostrar una curva decreciente y parece emerger una falsa sensación de seguridad.

Incluso el Ayuntamiento, en el parte de incidencias del fin de semana, se congratulaba porque, al fin, el número de denuncias por incumplir el confinamiento parecía haber decaído el pasado fin de semana. «Los datos más bajos desde el decreto de estado de alarma», decía la nota de prensa. Y aparecían 113 denuncias entre peatones y vehículos, «lejos de las 234 del fin de semana del 21 y 22 de marzo».

Solo en Valladolid capital. Una ciudad que mantiene a 419 hospitalizados en planta, 102 en UCI y 136 fallecidos. Y un 'hospital' en la Feria de Muestras. Y en una provincia de medio millón de habitantes con 5.986 casos positivos o sospechosos de serlo.

En Hong Kong, una ciudad de 7,4 millones de habitantes -el triple de Castilla y León-, el pasado día 27 de marzo contabilizaban 518 casos positivos y 4 muertos.

Al lado de las cifras de Valladolid, un catarro.

Pero ese día, ese 27 de marzo, registraron 65 nuevos casos. El retorno de aquellos a los que las primeras restricciones les cogió fuera de casa provocó un repunte tremendo en una epidemia que parecía ya controlada. El 'Centre for Health Protection of the Department of Health', que ha elaborado un listado de casos «posibles/confirmados» en el que incluye cuándo empezaron los síntomas o si el paciente era asintomático -se hacen pruebas-, y que anota en cada caso la edad del afectado y si está hospitalizado, muerto o descartado, añade una columnita que llama 'Case classification'. Ahí es donde se especifica si el positivo es «importado» o «local». El 28 de marzo prohibieron que los restaurantes utilizaran más de la mitad de su aforo, con mesas de cuatro personas como máximo. El 29 de marzo prohibieron las reuniones de más de 4 personas con algunas excepciones -trabajo, bodas, funerales y poco más-, y este cierre se prolongará durante dos semanas en las que tampoco podrán abrir cines, teatros o gimnasios.

Así que hoy, día en el que la Guardia Civil sumaba dos noches con dispositivos especiales de vigilancia para los 'excursionistas del estado de alarma', en Hong Kong multaron a seis personas porque se habían reunido en el parque a jugar al ajedrez. «Les habían avisado y se negaron a dejarlo», aclara el 'South China Morning Post'.

El porqué de esta vigilancia intensiva está en el gran temor que tienen ahora los epidemiólogos: la segunda ola de la pandemia.

Lo que ocurre es que España, y por reducción Castilla y León, aún no ha superado siquiera la primera ola. Es cierto que el R0 del virus está ya por debajo del 1, como explican los expertos. Es decir, que cada persona que lo padece contagia a otra. La Organización Mundial de la Salud cifró la capacidad 'reproductiva' del coronavirus entre 2 y 2,5, así que situarse al fin en el 0,9, como está Castilla y León hoy tras un descenso continuado, implica que la propagación está en retroceso.

También es bueno que País Vasco (0,83), Madrid (0,99) y La Rioja (0,99), comunidades limítrofes que padecieron focos de contagio graves muy cercanos a la comunidad, estén en esa misma línea.

Y por supuesto es un buen indicador que baje el número de nuevos casos, el número de fallecidos diarios y que las camas UCI se encuentren ya a un 73% de ocupación.

Pero.

Y dicen los filólogos que cuando hay un 'pero' todo lo de antes deja de tener efecto.

Ese 73% es sobre las UCI extendidas, esas que se han aumentado ocupando quirófanos, salas de reanimación y cualquier otro cubículo hospitalario con un respirador. Porque Castilla y León, en puridad, tiene 166 camas UCI. Así que, mirado desde esa perspectiva, la pandemia sigue muy viva y sobrepasa la capacidad inicial del sistema sanitario.

Por eso un efecto rebote puede ser tan dañino, o más, que el brote primigenio. Y eso no casa bien con unos días en los que muchas familias tienen vacaciones. Días festivos que ya estaban previstos y que se veían idóneos para hacer esa visita preveraniega al pueblo. La Dirección General de Tráfico midió el fin de semana la caída del tráfico y la cifró en un 91% de media. Sin embargo, una de las ciudades en las que menos se notó esta disminución fue Valladolid, con una rebaja en las salidas y entradas de la ciudad del 87%, informa Efe.

Por eso la Guardia Civil va a hacer controles de noche. En 150 puntos fijos «y otros móviles». «Esta limitación de la circulación es una medida imprescindible para hacer frente a la situación de emergencia de salud pública ocasionada por el Covid-19», advierte la DGT. Y la consejera de Sanidad, por vigésimo segundo día consecutivo, insiste: «Quédense en casa». No lo dice, en estas fechas, por casualidad. Entre las estadísticas que cada día se añaden al Portal de Datos Abiertos de la Junta se ha agregado, hace poco, una pestaña que se llama «Pacientes desplazados». En marzo, 3.956 madrileños solicitaron la tarjeta sanitaria como 'desplazados' en Castilla y León. 1.421 en Ávila; 775 en Segovia. Dos provincias que han vivido la pandemia al límite y que acusarían dramáticamente un nuevo 'boom' de contagios. Lo mismo, qué casualidad, que le pasó a Hong Kong cuando volvieron los suyos.

Reciba cada día un resumen con las noticias más relevantes sobre la crisis del coronavirus

Football news:

Michael Zork: si Borussia quiere luchar por el Campeonato, debe vencer al Bayern
Joe Hart: No tengo disgusto por Guardiola. Ahí radica su genio: se mantiene firme en la decisión tomada
Portero Maguncia Müller sobre 0-5 de Leipzig: Hay que alegrarse de que el marcador no sea de dos dígitos
Oraciones cordobesas y Zanetti, trolling Materazzi, la grandeza de Sneijder y Eto'O. hace Diez años, el Inter hizo trebl
Los hermanos Miranchuki y dzhikia compraron equipos para los hospitales de Daguestán
Berg sobre el futuro: me gusta Krasnodar. Puedo beneficiar al equipo
El presidente de Lyon sobre el final de la temporada de la Ligue 1 en medio del reinicio de la liga: Somos realmente tontos