La consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, ha destacado que la reedición del decreto supone “una apuesta ambiciosa” por parte del Ejecutivo, ya que multiplica casi por cinco la cuantía destinada a las ayudas, que fueron de un millón de euros en julio del año pasado y que se van a convocar ahora por 4,5 millones de euros, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Además del incremento en la cuantía, la consejera ha destacado como novedades una mayor flexibilidad y facilidad en la tramitación de las ayudas, además de la inclusión de las personas autónomas, como cabezas de familia contratantes en la línea 2 de estas ayudas.

En este punto, Patricia Franco ha detallado que el decreto mantiene las dos líneas de la anterior convocatoria: una primera destinada a apoyar económicamente a aquellas personas que han reducido su jornada laboral o se han acogido a una excedencia para el cuidado de hijos o familiares hasta el segundo grado de consanguinidad, y que van desde los 200 hasta los 500 euros al mes, en función del nivel de renta y del porcentaje de excedencia.

La segunda línea está destinada al apoyo económico a la contratación de personas afiliadas en el Sistema Especial de Trabajadores del Hogar para llevar a cabo estos cuidados, con ayudas que van desde los 100 hasta los 700 euros al mes, en función de la base de cotización.

Las ayudas pueden ampliarse en supuestos como el de familias monoparentales, numerosas o con personas en situación de dependencia severa en hasta un 30 por ciento, y también en el caso de víctimas de violencia de género.

Además, se amplían en un 20 por ciento adicional si la persona beneficiaria es un hombre. “Este es un asunto que puede generar cierta controversia, pero tenemos que recorrer todavía mucho camino en la búsqueda de la igualdad en la asunción del cuidado de familiares”, ha dicho la consejera, que se ha referido a los datos del Instituto de la Mujer, que recogen que el 93,93 por ciento de las excedencias para el cuidado de familiares en 2020 fueron asumidas por mujeres, y en el caso de la región, referentes al año 2019, “fueron las mujeres, en un 92,39 por ciento de los casos, quienes se redujeron la jornada para asumir el cuidado de hijos. Y el 80,2 por ciento en el caso de familiares”, ha detallado así como que solo 42 del total de beneficiarios de las ayudas convocadas en julio fueron hombres.