“Estamos satisfechos porque hemos rendido un servicio a la sociedad, a la salud y a la integridad física de los catalanes”. Así lo ha dicho el jefe de la oposición y candidato de Ciudadanos (Cs) a la presidencia de la Generalitat, Carlos Carrizosa, después que en la reunión entre partidos y el Govern se haya decidido aplazar las elecciones catalanas al 30 de mayo.

Carrizosa ha asegurado que era una “aberración” celebrar unos comicios con las circunstancias sanitarias actuales y previstas y que no era viable “una campaña con UCI abarrotadas, gente muriendo, con miembros de las mesas electorales no vacunados” y con “gente con miedo a acudir a las urnas”. “Se ha impuesto el sentido común” ha manifestado y ha puntualizado que “no queríamos discutir por dos semanas arriba o dos semanas abajo”.

El candidato de Cs ha criticado el “discurso negacionista” de la pandemia del PSC que “se ha quedado solo” en su propuesta y ha sido el único partido que ha discrepado. Además, ha reconocido que “no nos gusta mantener este Govern tres meses más en la Generalitat” y, por eso, Cs pedirá “que se extreme el control” en la Diputación Permanente.