Spain

Carriedo pide al Gobierno sensibilidad con el sector del automóvil

El consejero de Economía y Hacienda, Carlos Fernández Carriedo, pidió al Gobierno una “sensibilidad especial” con el sector del automóvil, “sobre todo desde el punto de vista impositivo”, para que no ocurra lo mismo que con la minería del carbón y las centrales térmicas de Castilla y León. A su juicio, la decisión de cierre “acelerada” que tomó el Ejecutivo de Pedro Sánchez “impactó de lleno” en el empleo y la actividad de esos dos sectores por lo que ahora quieren evitar ese “sufrimiento” a la industria de la automoción.

Fernández Carriedo participó esta tarde en Madrid en la Conferencia Sectorial de Energía y donde mostró su “preocupación” por el sector del automóvil y dijo que aún “estamos a tiempo” de evitarle un “sufrimiento relevante” como el que a su juicio están pasando la minería y las centrales térmicas.

“No queremos que sufra en la misma medida las decisiones en materia energética”, dijo antes de añadir que quieren “evitar que haya decisiones, sobre todo desde el punto de vista impositivo, que tuvieran un impacto muy negativo sobre el sector del automóvil” en términos de empleo y de actividad como lo fue el que “impactó de lleno sobre las cuencas mineras y sobre el sector de las centrales térmicas”.

Carriedo pidió como “urgente” una Estrategia Nacional para la Transición Energética Justa con “fondos adecuados y una planificación adecuada”, que haga una “transición rápida” hacia otras actividades productivas y que sea “justa”, es decir que tenga “un impacto favorable desde el punto de vista productivo en esos territorios”.

A su juicio, “la aceleración” en el proceso de cierre de las centrales térmicas y la minería del carbón ha causado un impacto “muy relevante” a determinadas provincias y territorios. La decisión que tomó el Gobierno respecto al cierre de las minas de carbón a fecha 31 de diciembre de 2018 fue “acelerada” y nuestra Comunidad “perdió gran parte del empleo vinculado a la minería y a las centrales térmicas”. Por eso, añadió, “es urgente poner en marcha cuanto antes y recuperar ese espacio perdido”.

Según explicó al respecto, el Gobierno “está trabajando en esta primera fase de valoración, pero no hay una cuantificación ni una definición concreta de los espacios temporales para tomar decisiones”. Por eso, insistió, es “urgente” actuar ya que Castilla y León “llegó a tener 14.000 personas vinculadas al sector de la minería, tiene cuatro centrales térmicas que hoy no están en actividad y, por lo tanto, cuanto antes se tomen decisiones para la transición justa antes vamos a poder actuar sobre esos territorios que tanto han sufrido”.

En todo caso también consideró “muy importante” la exigencia a la Unión Europea ya que, recordó, hay países como Alemania y Polonia que “todavía no han visto cerrar sus minas y no queremos que aquellos países donde el proceso se ha hecho de manera acelerada estén en inferioridad de condiciones respecto a otros que todavía tienen actividad minera”.