El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, y el de Interior, Fernando Grande-Marlaska, defendieron este martes las medidas que se han tomado desde el Gobierno y la Fiscalía contra el fenómeno okupa, pero pidieron no crear "alarma social indebida", ya que los datos no indican que se esté produciendo un crecimiento relevante de este fenómeno.

Campo y Marlaska se refirieron a esta cuestión en el Pleno del Senado, donde fueron preguntados por Vox y por PP por este asunto de las ocupaciones de inmuebles. El asunto está en la agenda mediática después de que varios medios de comunicación conservadores hayan abierto el debate sobre el presunto aumento de la ocupación de viviendas en las últimas semanas con una avalancha de noticias y desinformación.

Además, los partidos de la oposición también han utilizado la cuestión para alarmar a la ciudadanía y hacer campaña contra el Gobierno explicando siempre los casos sin distinguir entre los delitos de allanamiento (cuando alguien reside en estas viviendas okupadas, la inmensa minoría de los casos y con opción de un desalojo rápido) y cuando se trata de delitos de usurpación (casas vacías, en su mayoría propiedad de bancos y fondos de inversión).

Campo ha acusado a Vox de pretender que los españoles vivan "alarmados"

Campo, que fue preguntado al respecto por la senadora de Vox Yolanda Merelo, acusó a este partido de pretender que los españoles vivan "alarmados" y sostuvo que el fenómeno de la entrada en inmuebles tiene "múltiples aristas" y hay "que distinguir muy bien entre lo que puede ser una mafia ocupante o una familia vulnerable".

Apuntó que, según los datos del Consejo General del Poder Judicial, de las 6.757 condenas por ocupación en 2017 se pasó a 6.028 en 2018, con lo que hubo 700 menos entre estos dos ejercicios. También indicó que más del 80% de las denuncias por ocupación son imputables a mafias y se refieren a edificios abandonados.

Un protocolo "perfectamente coordinado"

A pesar de estos datos, Campo señaló que el Ministerio del Interior ha aprobado un protocolo "perfectamente coordinado" con la Fiscalía para actuar contra las ocupaciones. El ministro también reprocho a Vox que en su programa electoral defendiese la legítima defensa contra los 'okupas' y preguntó a este partido si el siguiente paso será abogar por que los ciudadanos puedan "usar armas" contra los ocupantes.

En una línea similar, Marlaska, en respuesta al senador del PP Pedro Rollán, pidió no crear "alarma social indebida" sobre el asunto y destacó que de 2011 a 2018 se triplicaron los casos de entrada en inmuebles, algo que dijo coincidió con el Gobierno de Mariano Rajoy.

Asimismo, el titular de Interior se refirió a que este período de aumento de las ocupaciones coincidió en Madrid con que Rollán ocupaba el cargo de consejero de Infraestructuras, Transportes y Vivienda de la Comunidad de Madrid. En concreto, este parlamentario estuvo en este puesto de junio de 2015 a septiembre de 2017.

Estas explicaciones no le parecieron suficientes a la senadora Merelo, de Vox, quien dijo que "el problema de las ocupaciones no se soluciona con instrucciones, sino con un cambio legislativo". Además, se preguntó si el "Gobierno social comunista" de Pedro Sánchez está "del lado de los okupas o de las víctimas".

Asimismo, Rollán afirmó que al vicepresidente Pablo Iglesias no le preocupa el problema de los okupas porque una "legión" de guardias civiles protegen su "casoplón" en Galapagar (Madrid). Sin embargo, emplazó al PSOE a cambiar la ley en la línea en que ha sugerido el líder del PP, Pablo Casado, y a expulsar del Gobierno a los "socios pro-okupas" de Podemos.