Castilla-La Mancha cuenta actualmente con 80 convenios colectivos sectoriales provinciales “vivos”, de los que 61 están plenamente vigentes y 19 expirados, aunque se ha iniciado la negociación colectiva para proceder a su renovación, de tal manera que dos de ellos ya están firmados a falta de su publicación definitiva.

Los datos figuran en el IV Informe de Negociación Colectiva Sectorial Provincial que se publicó a finales de septiembre, tal y como ha indicado la viceconsejera de Empleo, Diálogo Social y Bienestar Social, , en declaraciones a los medios antes de participar en la jornada ‘Negociación colectiva y derechos laborales’, organizada por el Aula de Estudios de CCOO y la Universidad regional, junto al secretario regional de CCOO, de la Rosa.

Eso significa, ha manifestado, que hay unas 323.500 personas en Castilla-La Mancha cuyas condiciones laborales y de empleo están reguladas por convenios colectivos, siendo uno de los retos a futuro de la negociación colectiva el de lograr que los trabajadores de pequeñas y medianas empresas en los que ni siquiera existe representación legal de trabajadores puedan contar con ellos.

Nuria Berta Chust ha admitido que entre los trabajadores menos protegidos figuran “todos los que ni siquiera están organizados”, los que forman parte de la economía irregular o los falsos autónomos que hay en todos los ámbitos, por lo que “todavía queda un margen de trabajadores a los que la negociación colectiva no les alcanza”, ha reconocido.

Respecto a las jornadas, ha defendido la necesaria modernización de la negociación colectiva para adaptarse “a un mundo de las relaciones laborales cada vez más cambiante” y al entorno geopolítico, económico y social actual; la afectación de la transformación tecnológica y la digitalización y la repercusión que ello tiene en las condiciones laborales de los trabajadores y el “papel fundamental” que la negociación colectiva tiene que desarrollar en las condiciones de empleo y de vida de las personas trabajadoras.

Como vicepresidenta del en Castilla-La Mancha, la viceconsejera ha resaltado la importancia que el Gobierno autonómico da al diálogo social, también en los distintos pactos y acuerdos, y a la negociación colectiva como expresión del mismo, destacando la “fuerza e importancia” que tiene para mejorar las condiciones de vida de los trabajadores.

De su lado, De la Rosa ha considerado las jornadas como “muy adecuadas” en el momento actual, teniendo en cuenta que, “al final, el centro de la vida de las personas es el centro del mundo del trabajo”, y que, a unos días de que se celebren unas elecciones generales “que deberían ser determinantes para el futuro de las personas”, es relevante “discutir sobre el futuro de la negociación colectiva y esa capacidad legislativa que tiene a la hora de regular la calidad de vida de las personas”.

NEGOCIACIÓN SECTORIAL “DESEQUILIBRADA”

Dicho esto, el secretario regional de CCOO ha expresado que la negociación colectiva “tiene un gran déficit a raíz de las últimas reformas laborales” sobre todo la negociación colectiva sectorial, “que era la que intentaba buscar el equilibrio en el conjunto de actividades y provincias” y está “absolutamente desequilibrada”.

A su juicio, la reforma laboral “ha hecho mucho daño a la negociación colectiva” y por ello ha abogado por que el próximo 10 de noviembre, día de las elecciones, se conforme un gobierno “que sea capaz en primer lugar de situar a trabajadores en el centro de la política, y que sea capaz de eliminar los aspectos más lesivos de una reforma laboral que no ha servido para la recuperación o salida de la crisis sino para el empobrecimiento de los trabajadores”.

“Nos metimos en una gran crisis, salimos de ella, parece que vamos a entrar en una nueva y lo único cierto es que los que todavía no se han recuperado, seguramente volverán a caer”, ha manifestado el dirigente sindical, convencido de que los datos de desempleo “son absolutamente significativos”.

De la Rosa ha opinado que “cuando las cosas van mal los paganos siempre son los mismos y cuando las cosas van bien los trabajadores no recuperan al mismo ritmo que las empresas”, y ha agregado que “la redistribución de la riqueza que se ha hecho en la última década ha sido absolutamente irregular”, motivos por los que CCOO cree que la negociación colectiva “tiene que ser reforzada” y que es “muy importante” que el Gobierno que salga de las urnas “tenga en su cabeza como primer objetivo derogar la reforma laboral”.