Spain

Bravo de Laguna: «Falta una política insular potente»

— El próximo pleno del Cabildo debatirá su propuesta de creación de una mesa de reconstrucción insular entre Gobierno, oposición y agentes sociales. ¿La aceptará el tripartito?

— No lo sé. Creo que a nivel nacional, autonómico, insular y local deberían crearse mesas o grupos de trabajo entre todas las fuerzas políticas y los agentes sociales, empresariales y de la sociedad civil. La guerra contra el coronavirus y sus efectos es una batalla de todos. Ahora no cabe solo una gestión ordinaria, la propia de la mayoría de gobierno. Estamos en una situación de emergencia que requiere de un gran pacto. Hay que articular mecanismos en los que todos participemos. No queremos entrar en el Gobierno insular, solo aportar propuestas. En estos momentos hace falta el apoyo de todo el mundo a la hora de tomar decisiones.

— ¿Diría que los tres socios del Gobierno insular tienen la misma opinión al respecto?

— Dentro del tripartito del Cabildo veo al PSOE más proclive a llegar a acuerdos, pero el presidente, Antonio Morales, no es partidario. Es un error no contar con la oposición porque es asumir la gestión en exclusiva sabiendo que los resultados serán necesariamente negativos: el paro y la pobreza van a incrementarse, el turismo está hundido... Es poco inteligente hacerlo solo, pero suya será en exclusiva la responsabilidad. Si insistimos en colaborar no es por interés político: estamos a tres años de las elecciones.

— ¿Era necesario suspender plenos, comisiones de pleno y mesa de contratación durante dos meses?

— Se pudo haber hecho algo más por evitarlo. El único Pleno que ha habido bajo el estado de alarma fue a iniciativa de la oposición y en la única Junta de Portavoces insistí en que se hiciera el ordinario de mayo, aunque fuera telemáticamente. No es igual, pero es mejor eso que nada porque se puede producir un control democrático. En abril una encuesta del periódico Canarias7 colocó al Cabildo en quinto lugar en la lista de en quién confían los ciudadanos para recibir ayuda. Me preocupa. Al final la sociedad se va a preguntar si es una institución útil porque solo regala dinero a diestro y siniestro. Falta una política insular potente.

— ¿Qué le parece que el presidente pueda aprobar ahora modificaciones del presupuesto y someterlas luego al primer pleno posterior?

— Asumo que en una situación de excepcionalidad es lógico reforzar los poderes ejecutivos, pero eso es perfectamente compatible con la idea de Unidos por Gran Canaria de explicar las medidas a los portavoces de los grupos de oposición. El presidente del Gobierno de Canarias, Ángel Víctor Torres, lo está haciendo y los grupos parlamentarios deciden si se incorporan o no. Hace una llamada al diálogo. Este presidente no actúa así sino que ignora y ataca a la oposición. También lo hacía cuando era alcalde de Agüimes. Me parece poco democrático. Es un error. ¿Que tenga facultades especiales? De acuerdo, pero que antes intente al menos consensuar las decisiones que adopta y dé explicaciones suficientes. Que recuerde que la buena situación financiara de la corporación no es por su buena gestión sino porque no ejecuta bien los presupuestos.

— ¿Cuántas veces le ha llamado el presidente para hablar de las medidas a adoptar por el coronavirus?

— Una sola vez, al principio, en marzo, cuando empezó el estado de alarma. Nos hizo una llamada para pedirnos remar en la misma dirección pero luego no se ha plasmado en nada concreto. Algo parecido ocurre a nivel nacional con el pacto firmado con Bildu para derogar la reforma laboral y con ventajas para ciertas zonas del país. A Canarias esto nos coloca en una situación económica muy desfavorable.

— ¿Hasta qué punto debería gastar el Cabildo el ahorro y los remanentes de tesorería de que dispone?

— Que tengas una buena situación de tesorería no te permite gastarlo todo ahora. Mucho cuidado porque vienen vacas flacas. Los recortes van a ser inevitables. Europa va a ayudar a España, pero con condiciones. Me llama la atención que el Gobierno insular venda cada semana los mismos millones de ayudas, algunas cuestionables. Por ejemplo, habrá que hacer reformas en edificios propios pero lo principal ahora es ayudar a los que lo pasan mal fuera del Cabildo. Hay que ser prudentes. Tenemos una estructura laboral razonable porque no llega al 20% del presupuesto. No estropeemos eso porque acabaría ahogando las arcas insulares. Y ocupémonos de nuestras competencias, porque otro mal es la multiplicación de ayudas públicas en algunos sectores y la insuficiencia en otros. Insisto mucho en encargarnos de las competencias propias en turismo, deporte, cultura, transporte... Debemos hacer un esfuerzo especial, pero hacia afuera no hacia dentro.

— ¿Cómo valora el plan de inversiones para la reactivación de la isla presentado por el Gobierno insular?

— Algunas obras y actuaciones son acertadas, pero no soy triunfalista. . Se financiará con remanentes, es decir, no es más dinero, es el no gastado en el año anterior. Me pregunto, por ejemplo, si es prioritario ahora invertir en el nuevo Museo de Bellas Artes. Ya tenemos una red insular de 6 hay 10 o 12 en la isla que vale la pena visitar. ¿Hacen falta más ahora o es mejor estimular la actividad cultural de los pequeños grupos, que son los que lo están pasando muy mal. Si gastamos así el dinero se puede acabar y venir la falta de liquidez.

— ¿Y el endeudamiento?

— Estoy de acuerdo en que Canarias en general el Cabildo en particular tiene cierta capacidad de endeudarse, pero eso es pan para hoy y hambre para mañana. Ese dinero hay que devolverlo. Hay que gastar más ahora, claro que sí, y endeudarse si hace falta pero no a lo loco y para ganar una popularidad que, como decía Nietzsche, solo es la gloria en calderilla.

— ¿A su juicio, cómo de grave será esta crisis para Gran Canaria?

— Esta es la crisis más grave de mi experiencia vital. He vivido otras, la del petróleo, varias de turismo, la del 11-S, la inmobiliaria de 2008, pero esta vez es terrible, terrorífica e inesperada. Y nos ha cogido con el paso cambiado. Afecta sobre todo a la movilidad y nosotros vivimos de ella. Por el turismo, los puertos, los aeropuertos, por nuestra posición en el mapa, la lejanía y la insularidad. Tenemos que sacar ventajas de nuestras fortalezas: ser un enclave turístico y de comunicaciones internacional. Está todo parado y va para largo, hasta que no se encuentre una vacuna y vuelva a haber seguridad psicológica para viajar a otros países. Esto es una crisis gravísima y las consecuencias serán terroríficas. Si nos creemos los reyes del mambo vamos directo hacia la catástrofe.

— ¿Qué hubiera hecho que no haya hecho el Gobierno insular?

— Lo primero que hubiera hecho es reunir a toda la corporación y a los 21 alcaldes. El Cabildo no se dedica a debatir el modelo educativo o territorial. Solo es un órgano de gestión. Usamos el dinero para esto o para aquello. Lo primero que falta en el Gobierno insular es dialogo y humildad para escuchar a los demás. Y lo segundo es un sentido claro del gasto público. El Cabildo tiene la enorme suerte de que no es hostil a los contribuyentes porque no cobra impuestos ni pone multas. Es una institución amable y benefactora pero no puede convertirse en una ONG.

— ¿Satisfecho del devenir del pacto de Unidos con CC?

— Sí. Creo que también falta algo más de dialogo y colaboración, pero estamos en una situación de menos contacto y es más difícil. En el Cabildo y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria va bien. Se podría mejorar. No pretendemos marcar, por ejemplo, qué haga Ana Oramas en el Congreso pero somos socios leales y serios y podría haber algún contacto más y así se lo hemos planteado a nivel interno a CC. Si estuviéramos cogobernando habría más problemas pero en la oposición es más fácil estar de acuerdo.

Football news:

Pep Guardiola: me quedaría en el Man City y en la Ligue 2
El Manchester United está listo para vender a Alexis, Lingard, Smalling, Dalot, Jones y rojo
Frank Lampard: espero más del Chelsea, pero ahora el resultado es lo más importante
Atalanta no pierde 15 partidos consecutivos: 13 victorias y 2 empates
Lorient dejó caer a un recién llegado del avión, envió a otro bajo el agua, todo por presentaciones en las redes sociales
Paszalic hizo un Hat-trick en el partido contra Brescia. Atalanta goleó 6-1 a su rival
Rummenigge sobre Ribery: heness era para él como segundo padre y yo como segunda madre