Spain

Ayuso enturbia la relación con Cs al fichar a Miguel Ángel Rodríguez, que insultó a sus líderes

La elección de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, para liderar su equipo de trabajo ha sorprendido a propios y ajenos. Pero por motivos muy diferentes. El seleccionado como nuevo jefe de gabinete, Miguel Ángel Rodríguez, portavoz del Gobierno de Aznar y exdirector de Comunicación del PP, es un viejo conocido entre los miembros del núcleo de mayor confianza de la líder madrileña: MAR, como se le conoce en el partido, ya era, de facto, uno más entre los moradores del Palacio de Correos de la capital de España.

Fuentes populares del gobierno regional, consultadas por EL ESPAÑOL, se muestran encantadas. “Falta nos hacía algo así. Será a mejor”, sonríen. Otros, más escépticos, dejan ver su sorpresa pero no ponen malos ojos al nombramiento. “No lo esperaba, pero a ver qué tal va”.

Pero donde la estupefacción ha sido la tónica general ha sido en el otro miembro del matrimonio de la Comunidad: en Ciudadanos. MAR había sido muy crítico con los consejeros naranjas, especialmente con el vicepresidente, Ignacio Aguado. Aunque sus dardos también habían tenido como objetivo a la que está por ser la nueva presidenta nacional, Inés Arrimadas. 

Lo cierto es que la salud del Gobierno madrileño no era la mejor en los últimos tiempos. La relación entre Ayuso y Aguado es tensa y no da visos de mejorar. Desde que Ciudadanos vivió el descalabro electoral, la presión sobre el matrimonio de populares y naranjas, que tienen en la región su mayor cuota de poder, se ha hecho más patente si cabe. 

Cs se entera por los medios

Este martes, por primera vez desde que echó a andar el Ejecutivo madrileño, se rompió la unanimidad en el Consejo de Gobierno. Los de Ciudadanos querían dejar claro que no comparten la decisión de Ayuso y que la noticia, que han conocido por los medios, no les ha sentado nada bien. Es el último síntoma, quizás el más simbólico. Aunque la situación viene de atrás.

El disgusto para con MAR reside, principalmente, en la línea ideológica que el exasesor defiende. De perfil duro y conservador, como Ayuso, no suele andarse con paños calientes y así lo dejaba claro en su perfil en la red social Twitter, donde comentaba, como un usuario más, la actualidad. 

Ahí, en una cuenta que ya ha borrado, Rodríguez llegó a tildar a Ángel Garrido, expresidente de la Comunidad, y hoy consejero de Transportes de la mano de Ciudadanos, de “mierda”. Después, rectificó, a su manera: "Pido disculpas, quise decir tránsfuga de mierda". Sobre Inés Arrimadas escribió que era “físicamente atractiva como hembra. Políticamente es inconsistente".

El verbo incontenible de MAR apuntalará al equipo de asesores de Ayuso, sobre la que sus consejeros cierran filas. Fuentes del Gobierno deslizan en conversación con este periódico que “en el PP somos un bloque. Es incuestionable. ¿Que el Gobierno es un bloque? Eso sí se puede cuestionar”.

“Ellos [por Ciudadanos] no dejan de ser unas personas que se acaban de incorporar. Lo que aconseja la prudencia es ser humilde. Llevan mucho tiempo dando lecciones”, ahondan. Fuentes próximas a la presidenta también admiten que le subleva el día a día de su relación con el grupo. “Es difícil y ellos no ponen tampoco de su parte. Necesitamos mucha mano izquierda y mucha paciencia”. Está por ver si ahora, con MAR a su lado, se aclara. Aunque no parece.