Spain

Assange rechaza su extradición a EE. UU. por un caso "políticamente motivado"

Internacional

WikiLeaks

Agencias | Redacción

En una intervención previa, el fiscal James Lewis, en representación de la Justicia de EE. UU., ha negado que las imputaciones contra Assange tengan connotaciones políticas.

Julian Assange, el fundador de la plataforma WikiLeaks, rechaza su entrega a Estados Unidos con el argumento de que las acusaciones de espionaje y fraude informático en su contra por las revelaciones de su portal digital en 2010, que acarrean hasta 175 años de cárcel, están "políticamente motivadas".

En una intervención previa, el fiscal James Lewis, en representación de la Justicia de EE. UU., ha negado que las imputaciones contra Assange, de 48 años y que lleva casi diez confinado en el Reino Unido, tengan connotaciones políticas y asegura que es un asunto de "pura criminalidad".

EE. UU. reclama al australiano para procesarle por 17 delitos al amparo de la ley de espionaje y uno por la ley de fraude y abuso informático por la difusión en 2010-2011, en colaboración con varios periódicos, de registros militares que revelaron crímenes de guerra en Irak y Afganistán; archivos sobre las detenciones extrajudiciales en la bahía cubana de Guantánamo y cables diplomáticos que expusieron abusos de derechos humanos en todo el mundo.

Lewis ha explicado que se requiere al activista no por su labor periodística, como argumenta la defensa, sino por "alentar y ayudar" al exsoldado estadounidense Bradley Manning (ahora Chelsea Manning) a obtener ilegalmente información clasificada de ordenadores oficiales y publicarla después en WikiLeaks. La difusión de esos documentos secretos, habría puesto "en peligro" la vida de "fuentes e informantes" citados en ellos, lo que la defensa refuta al apuntar que no ha habido ninguna denuncia a ese respecto.

Por otro lado, su abogado, Edward Fitzgerald, ha alertado de que la extradición de Assange  "sentará un precedente" contra el periodismo, al aplicar la ley de espionaje contra la labor informativa.

Sobre la motivación política, ha recordado que EE. UU. reabrió el caso en 2017 después de que el Gobierno de Barack Obama decidiera no acusar al periodista por el precedente que sentaría para la libertad de prensa y se ha referido al hecho de que su cliente fue espiado a petición de Washington por una empresa española cuando estaba asilado en la embajada de Ecuador en Londres.

El abogado ha dicho que existen pruebas de que Trump ofreció el indulto a Julian Assange si negaba la implicación de Rusia en una filtración de correos electrónicos en 2016 que perjudicó a su rival política, la demócrata Hillary Clinton.