Spain

Aspolobba cuestiona la legalidad de que se registren las bolsas de basura

Que la policía local intervenga con la Concejalía de Limpieza en el registro de las bolsas de basura depositadas en lugares inadecuados de la vía pública en busca de algún documento que identifique a los infractores ha despertado las críticas del sindicato Aspolobba, mayoritario en este cuerpo, cuyo presidente, Manuel Manzano, puso ayer en cuestión que este procedimiento tenga cobertura jurídica, pues la ordenanza municipal en esta materia no define los funcionarios que tienen atribuidas las competencias para inspeccionar el contenido de las bolsas, ni cómo se debe llevar a cabo esa inspección y tampoco las normas de salubridad que deben cumplirse para ello.

Tras conocer por este medio la nueva medida puesta en marcha por Limpieza –que Manzano calificó como una «ocurrencia» del concejal del área, Alejandro Vélez–, el sindicato anunció que hoy mismo presentará sendos escritos ante la Inspección de Trabajo y en el Registro General del Ayuntamiento de Badajoz. En este último, dirigido al alcalde, Francisco Javier Fragoso, solicitará que los servicios jurídicos municipales emitan un informe sobre la legalidad y cobertura jurídica para la realización de estas actuaciones y que, mientras tanto, se suspendan «de forma inmediata» este tipo de intervenciones en las que se encuentran «comprometidos de forma directa» los policías locales de la ciudad.

Desde Aspolobba se entiende que hurgar en las bolsas de basura para hallar a los supuestos infractores sin «la debida cobertura normativa» puede conllevar una «actuación irregular o ilegal», pues el reconocimiento de la potestad sancionadora de la Administración Local con carácter general «no es suficiente» para que se puedan imponer sanciones sin que «una ley otorgue la habilitación especial necesaria y tipifique la correspondiente infracción y sanción y si procedimiento de imposición».

«No sé de quién ha partido la orden», aseguró Manzano, quien cuestionó que fuera de la concejalía o la jefatura de la policía local, «y si es así, lo repruebo», dijo. Asimismo alertó de los problemas que este procedimiento puede acarrear si no tiene garantías legales. «Uno puede meter en la bolsa de basura correspondencia de su vecino», citó como ejemplo.

Para el concejal de Limpieza, sin embargo, las críticas de Aspolobba no están justificadas, pues no comprende «dónde está el problema», y consideró que lo único que hace es poner «trabas» a que se frenen los comportamientos incívicos. En este sentido, señaló que, de momento, lo único que ha hecho la policía local –el miércoles y ayer jueves que volvieron a acompañar a Vélez y a un operario de FCC a otro registro de bolsas en el Casco Antiguo– es un informe. «No creo que eso sea ilegal», apuntó, al tiempo que expuso que en todo caso si se termina sancionando a alguien (cosa que aún no ha sucedido) será un juez quien tenga que dirimirlo.

«Están poniendo el parche antes de la herida y creo que este sindicato se está extralimitando, pues aquí no hay ningún problema laboral y su función no es ser juez o dictaminar si las acciones de una concejalía se ajustan a derecho», argumentó.

Vélez reiteró que cuenta con el respaldo de la concejala de Policía Local, María José Solana, y el superintendente, Rubén Muñoz, para que intervenga en estas actuaciones los agentes. «Esto se ha hablado o qué se creen, ¿qué yo soy el ‘sheriff’ de esto?», dijo.