Spain

Así es el escenario de los Goya que reparten hoy dolor y gloria en Málaga

Poco a poco se conocen más detalles de la gala de los Goya que acoge hoy un irreconocible Palacio de los Deportes José María Martín Carpena, que será uno de los grandes protagonistas de esta noche. La gala del cine español jamás se había celebrado en un pabellón y la primera imagen del imponente escenario ya muestra esa transformación. Así, la Academia de Cine, con el apoyo técnico del Festival de Málaga, ha construido sobre la pista del recinto una escenografía «gigante», como anunció el propio presidente de la entidad, Mariano Barroso, con 580 metros cuadrados de superficie sobre la que se observa la estructura de 15 metros de altura.

Los colores dorado y rojo son los que predominan en el escenario, que no obstante será cambiante ya que cuenta con pantallas que proyectarán diferentes diseños. El escenario ocupa media cancha del palacio de deportes, hasta el videomarcador central que cuelga del techo, que ha sido ocultado con unas grandes lonas por sus cuatro costados.

En la imagen también se puede observa la grada vip para unas 500 personas que se ha construido sobre la otra mitad de la pista siguiendo un diseño de auditorio de espectáculos. Este aforo cuenta con cómodas butacas y será ocupado esta noche por nominados, entregadores de premios, invitados y autoridades. El resto de público ocupará la grada media y alta de uno de los fondos del Martín Carpena.

Un escenario de dimensiones extra que ha inspirado una gala «a lo grande», como anunciaron los presentadores Silvia Abril y Andreu Buenafuente, que repiten por segundo año consecutivo. Tras semanas de tiras y aflojas con las entradas, 3.200 personas asistirán en directo a la gala, a los que hay que sumar 400 periodistas. El equipo de SUR realiza este sábado un directo en la web desde esta mañana con la llegada de académicos y nominados a Málaga, para continuar con la alfombra roja (18,15 horas) y la ceremonia, cuya señal de televisión se podrá seguir desde TVE-1 (22 horas).

En cuanto a los premios, es difícil recordar una edición con tantas películas luciendo tal retahíla de nominaciones. Tres filmes, tres. Sobrados, además, de calidad y argumentos. Difícil elegir. Aunque si un título se ajusta a lo que pasará esta noche en el palacio de los deportes Martín Carpena es el de Pedro Almodóvar, ya que los Goya repartirán 'Dolor y gloria'. Decepción para los perdedores y éxito para los escuchen su nombre cuando se saque la tarjeta del sobre, que este año evitará el suspense de las solapas rebeldes con un sistema abre fácil. Las candidaturas dan sensación de igualdad, aunque es indudable que el ambiente juega a favor del director manchego. Por su nominación al Oscar y porque el desencuentro histórico de la Academia y Almodóvar tiene muchas papeletas para que se zanje con una colección de galardones para la mejor película del director en la última década. A lo que une una cuenta pendiente que parece cantada: el necesario Goya a Antonio Banderas por hacer de 'Dolor y gloria' una esquisitez con su memorable y humana interpretación del alterego del propio Pedro. Se espera la gala más malagueña de la historia que no contará con la presencia de Pepa Flores. Serán sus hijas las que suban al escenario para recoger en su nombre el Goya de Honor.