Spain

Arrimadas recupera al líder del sector socialdemócrata para su ejecutiva

La candidatura de Inés Arrimadas a presidir Ciudadanos (Cs) comienza a tomar forma. Ayer anunció Francisco Igea que liderará una lista alternativa a la suya, pero la portavoz de los liberales en el Congreso comienza con un golpe encima de la mesa. El líder del sector socialdemócrata del partido, Jordi Cañas, estará en su ejecutiva si gana las primarias.

Cañas, conocido en el seno de la formación por no guardarse nunca sus opiniones, encabezó a la facción crítica en la IV Asamblea General. Defendió una enmienda para mantener la socialdemocracia en el ideario del partido, pero fue derrotado por la posición de Albert Rivera que desembocó en la asunción del liberalismo.

Es una apuesta por la transversalidad, pero también por la integración de voces discordantes que busca contrarrestar el estandarte izado por Igea en representación de los críticos. Como ya había adelantado ABC, en el equipo de Arrimadas cobran gran peso las mujeres del partido.

Marina Bravo, mano derecha de Toni Roldán y su sucesora al frente de Programas, será la número dos de Arrimadas; su secretaria general. Como novedad, y como ya había avanzado anteayer la jerezana, habrá además dos vicesecretarios generales: Carlos Cuadrado y Joan Mesquida.

Cuadrado es el único superviviente del núcleo de decisión estratégica de la última etapa de Rivera; mientras que Mesquida es uno de los fichajes estrella que hizo para las elecciones generales del 28 de abril. Provenía del PSOE y en la cita electoral le quitó el primer puesto por Baleares al hoy crítico, integrado en la candidatura de Francisco Igea, Fernando Navarro.

El secretario general del grupo parlamentario de Cs en la Cámara Baja, José María Espejo-Saavedra, finalmente será vicesecretario adjunto de Cuadrado, aunque estaba en las quinielas incluso para ser secretario general. Su responsabilidad en el Congreso, al frente de un grupo de tan solo diez escaños, probablemente haya pesado a la hora de limitar sus responsabilidades de partido.

La «feminización» de Cs, además de por una presidenta y una secretaria general, pasa por dos portavocías: la titular, que será la actual portavoz de la gestora, Melisa Rodríguez; y la adjunta, la líder de Cs en Cataluña y sucesora allí de Arrimadas, Lorena Roldán.

El Comité Ejecutivo oscila entre los veinte y los cincuenta miembros, pero aún quedan nombres por conocerse. De momento, entre los que se han filtrado, destaca la ausencia de Luis Garicano. Otrora líder del sector crítico que reclamó levantar el veto a Pedro Sánchez; pero posicionado con Arrimadas en los últimos días.

Ignacio Aguado, Juan Marín, Begoña Villacís, Toni Cantó, Marta Rivera, Marcos de Quinto, María Muñoz, Carlos Carrizosa, Guillermo Díaz o Beatriz Pino son solo algunos de los nombres de su posible ejecutiva. También estará su portavoz adjunto en el Congreso, Edmundo Bal, aunque no se incluirá en la lista oficial que se registrará hoy porque todavía no cumple el requisito de seis meses de afiliación para integrarse directamente en una candidatura.

Los rostros que arropan a Arrimadas, mucho más mediáticos y con puestos públicos de más responsabilidad, dan a su candidatura un peso que no ha logrado conseguir Igea. El vicepresidente de Castilla y León solo ha incorporado, que se sepa, a una diputada autonómica, Marta Marbán, y a dos exdiputados como Fernando Navarro y Orlena de Miguel. Enfrente tendrán una lista con eurodiputados, diputados nacionales y autonómicos, vicepresidentes de Gobiernos autonómicos, algunos de sus consejeros y la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, que es de la máxima confianza de Arrimadas.