Spain

Anabel Pantoja explota su físico en las redes para ganar dinero

Ser miembro de uno de los clanes más famosos (y polémicos) del país no debe de ser nada fácil; siempre bajo la alargada sombra de su tía, Isabel Pantoja, y de sus primos, Isa y Kiko Rivera. Pero a golpe de polémica, provocación y gracia personal, además de trabajo, Anabel Pantoja (34 años) ha conseguido dejar atrás el título de «sobrinísima» para convertirse en personaje y, de paso, hacerse con una parte del pastel de las influencers en las redes sociales. Se ha ganado el corazón de 1,4 millones de seguidores, superando en fama al del resto de la familia.

Tuvo unos inicios prometedores pero con cifras discretas. No era de interactuar con sus fieles hasta que el pasado año, más en concreto, durante el encierro de marzo, decidió ser más activa con divertidos vídeos de su día a día y (atípicos) entrenamientos para mantener la forma física. Actualmente, según informa Fernando Cerro de la agencia Influencialia, cuenta con un engagement rate de 4,36% y una media de 54.400 likes por foto, una buena cifra teniendo en cuenta que la media en perfiles de su tamaño suele estar en un 2% aproximadamente. Fue en el confinamiento cuando pasó de 900.000 seguidores a los 1,4 millones de ahora.

«Hasta ese momento no conocíamos esa faceta personal suya. El hecho de abrir esa pequeña parcela personal en redes ha hecho que la gente conecte de una forma muchos más directa con ella, viendo que pueden reírse y sentirse identificados/as, mostrando su yo más real con mucho humor», añade Marisa Oliver, representante y directora de la agencia de influencers Hamelin Agency, sobre la clave de la subida de seguidores. La experta cree que escogió el mejor momento para este tipo de publicaciones con tanto sentido del humor: «En el confinamiento vivíamos en 'primetime' continuo por el consumo de redes y tenemos como resultado el crecimiento de perfiles como el de Anabel Pantoja».

Con el cambio, la «reina del confinamiento» despuntó y encontró en la red su mina de ingresos. Hace más caja que en la tele, donde apenas va un día a la semana –normalmente para zanjar alguna polémica familiar, aunque para eso necesitaría toda la semana–. Ya lo dijo este miércoles: «Prefiero estar en la playa tomando el sol a tener que venir aquí a matarme. Yo, gracias a Dios, tengo mis posibles. Me conformo con estar al lado del mar en Canarias». De hecho podría dejar «Sálvame» para dedicarse solo a Instagram, como así opina Oliver: «Tiene todos los ingredientes como para poder ganarse la vida tranquilamente solo con las colaboraciones que haga en IG con marcas o con lanzamientos que haga propios».

Aunque lo cierto es que, en su caso, no es una influencer al uso. Ha sabido explotar su cuerpo para ganar seguidores, atraer marcas y convertirse en una musa de tallas grandes. Se maneja como pez en el agua en las redes sociales y sabe cómo ganar adeptos. Prueba de ello es una de las últimas publicaciones con la que ha generado un amplio debate al mostrar sin tapujos su celulitis. Sabe cómo provocar. «Algo que la destaca de otros perfiles es normalizar los cuerpos 'reales' que están lejos de los estereotipos estéticos, algo muy necesario en redes. Mostrar su trasero con celulitis, como ha hecho en un publicación reciente, ayuda a normalizar esto», dice Oliver.

Una opinión con la que también está de acuerdo Fernando Cerro: «La naturalidad siempre gusta a la audiencia, no hay más que echar un vistazo rápido a su perfil y ver como las fotos donde se muestra de forma más natural son las que más apoyo reciben por parte de su público. Por ejemplo, la que aparece en bikini o la que aparece imitando la foto de Cristina Pedroche en la nieve».

Pero esta naturalidad y el «body positive» que cultiva no siempre fue así. En 2012 decidió ponerse una banda gástrica después de que su médico le dijese que tenía obesidad. Llegó a rondar los 100 kilos. Con ejercicio y una dieta estricta, en 2017 llegó a perder 30 kilos en cinco años y ganó la seguridad en sí misma que no tenía. Cambió su vida, según reconoció la propia Anabel Pantoja. Sin embargo, en los últimos años su pasión por la comida (y adicción a la mayonesa y al chocolate), la han llevado a sumar kilos en la báscula y convertirse en la musa de las tallas grandes que es hoy.

«Es muy difícil impostar una estrategia basada en el entretenimiento con dosis de humor si realmente no tenemos una persona que de base ya es así. Por tanto pienso que su carácter se da a esto, otra cosa es que lo potencie un poquito en según qué situaciones, pero eso lo hacen todos los creadores de contenido, no sería algo exclusivo de ella», asegura Oliver.

Un reinado en peligro por las continuas polémicas

Aunque las cosas le van muy bien a Anabel Pantoja como influencer en las redes sociales, no es aconsejable que se vea envuelta en ninguna polémica, algo que va de la mano de su familia. Así lo cree Oliver: «Todo lo que tiene que ver con su vida más televisiva o vinculado al mundo del corazón es algo que debería dejar un poco más de lado. Su trabajo como creadora de contenidos en Instagram debería estar absolutamente separada de cualquier tipo de polémica familiar. Una polémica nunca beneficia a nadie a la larga y ella tiene la oportunidad de abrir un nuevo camino como está haciendo sin necesidad de mezclar».

Ver los comentarios

Football news:

Flick sobre Holand en el Bayern: no se puede descartar nada en la vida
Messi ha votado en las elecciones presidenciales de Barcelona de este 7 de marzo
Liverpool y Real Madrid competirán por Mbappé. Salah podría retirarse en medio de diferencias con Klopp (As)
Pirlo sobre el descanso de Ronaldo: ya ha marcado 20 goles. Es normal que otros también anoten. Cristiano-ventaja adicional
Agente Morabito sobre el mercado de transferencias: estamos de vuelta en la era de donymar
El partido Juve-Oporto servirá a los Kuipers, Chakyr está programado para el juego Borussia-Sevilla
Pep Guardiola: al Ganar la Premier League, Man City mantuvo la estabilidad. Otros Campeones que compiten por el Top 4