En concreto, las primeras pruebas han empezado a realizarse en las instalaciones de la compañía en las Comunidades de Madrid y Cataluña, con la intención de desplegar el programa al resto de su red deoperaciones en todo el territorio español.

La multinacional ha indicado que su objetivo es detectar pacientes asintomáticos, y así cortar la cadena de contagios, dentro y fuera del trabajo.

España se convierte en uno de los primeros países en poner en marcha este protocolo de test de coronavirus, tras su implantación en Estados Unidos, Reino Unido e Irlanda.

Desde el primer trimestre de 2020, la compañía ha adaptado su operativa para proteger tanto a sus empleados y colaboradores como a clientes. Así, ha modificado su red logística, de transporte y cadena desuministro, incluyendo los procesos de compra y los de las empresas que venden en Amazon.

La multinacional ha realizado numerosas modificaciones en su red de operaciones en todo el mundo, incluyendo medidas de distanciamiento social, equipos de protección personal, limpieza y desinfección ycontroles de temperatura.

De esta forma, Amazon ha invertido más de 11.500 millones de dólares en iniciativas dirigidas a proteger a sus empleados y clientes frente al coronavirus.