Spain

Amazon Echo y Echo Dot: Alexa no necesita pantallas

La familia de asistentes virtuales de Amazon se renovó recientemente con los nuevos modelos de Echo y Echo Dot. Disponibles en un rango que va de los 59,99 euros (el modelo de menor tamaño y sin reloj) a los 99,99, se sitúan en un rango de precios bastante ajustado en el que hay mucha competencia.

A su favor cuentan con un gran argumento: lo que no tienen de pantalla lo ganan de altavoz. Y en este caso parece que a gritos no hacen falta 1.000 palabras para suplir una imagen. El diseño en forma de bola unifica los Echo y los Dot, que abandonan su aspecto a medio camino entre la hamburguesa y el dónut para convertirse en versiones en miniatura del modelo que les da nombre.

Echo: sonido atronador

A nivel de diseño el cambio de cilindro a bola le siente muy bien a Echo y ofrece más opciones para 'aparcarlo, algo que antes estaba limitado a la zona azul de las mesas y determinadas estanterías. A cambio, tiene más difícil llegar a todos los rincones de un cuarto porque el sonido no sale por todas partes. Esto, como veremos, lo soluciona con potencia.

El acabado en plástico y tela -reciclada, por cierto- es elegante y no parece que vaya a llevar mal el paso del tiempo, aunque sí las manchas. Está disponible en negro, blanco y azul grisáceo. Todos ellos tienen un aspecto lo suficientemente sutil como para no destacar excesivamente allá donde se coloque.

En la parte inferior hay una luz circular diseñada para reflejarse en la superficie en la que se encuentre el Echo. Al desactivar el micrófono se vuelve de un amenazante rojo tonalidad HAL negándose a abrir la puerta de la cámara; si estamos de buenas con Alexa será azul.

En la zona occipital se sitúan las conexiones, mientras que en la parietal están los cuatro botones con los que cuentan los nuevos Echo: dos de volumen, desactivar el micrófono y acción, que activa a Alexa sin mentar su nombre.

El nuevo Echo es del tamaño de una bola de cristal y sus poderes no distan mucho de los de éstas: con más de 6.000 skills disponibles Alexa empieza a ser un asistente a tener en cuenta... siempre que casa y vida sean lo suficientemente domóticas y digitales. En cualquier caso, su mejor truco es sacarse un altavoz de la chistera.

Tal vez no sea un dispositivo pequeñito, pero desde luego es matón. Su potencia ya de por sí sería asombrosa; cuando se tiene en cuenta su tamaño, el asombro se acerca a la incredulidad. Con Powerslave a todo volumen tiemblan los cuadros propios y posiblemente los de los vecinos.

La potencia sin control no sirve de nada, claro; por suerte, Echo lleva el volante con bastante competencia. Aunque hay baches en el camino y no todos los sonidos son capaces de aguantarle la partida a los bajos, el resultado es más que decente, especialmente a un volumen compatible con la concordia vecinal.

Otra de las características de este Echo es que es capaz de detectar el entorno en el que se encuentra y ajustar su sistema de sonido al cuarto. De entrada parece más una función destinada a abrir bocas que a tapar oídos, pero habrá quien lo aprecie y es una novedad bienvenida en esta gama de precios. Lo importante es que tiene pulmones para llenar de música el salón, ya sea el de casa o el del Palacio de Versalles.

Echo Dot: ser o no ser (reloj)

Echo Dot viene en dos versiones de mismo tamaño, que tienen una diferencia de precio de diez euros justificada por un reloj en la versión más cara. Si bien el salto de un billete rojo no parece muy exagerado, no hay que olvidar que supone algo más de un 15% de su precio.

Por lo demás no hay diferencias en el diseño de unos dispositivos que, a su vez, son la versión en miniatura del anterior. Mismo aspecto, mismos materiales y mismos botones en la misma disposición. La luz del reloj tiene la suficiente potencia como para poder distinguirse en el entramado de la tela incluso con mucha luz y sin llegar a resultar molesta.

Los dos modelos ofrecen la posibilidad de tener una Alexa con todas sus funciones y volumen significativo, pero ajustado a sus medidas. La potencia del sonido es menor, lógicamente: Echo Dot se debe entender mucho más como asistente con altavoz que como altavoz como asistente.

A pesar de ello, es capaz de ambientar una habitación o un despacho con cualquier lista de Spotify y será necesario bajar el volumen para tener una conversación en ese cuarto.

La función de Echo Dot, por lo tanto, parece más llevar la domotización a todas las estancias, pero no hacer de asistente principal. Así, por ejemplo, función de Drop In -que permite realizar llamadas entre dispositivos de un mismo hogar- cobra sentido como sustituta de algo tan nuestro como gritarnos de un cuarto a otro.

Aquí es donde algo tan aparentemente baladí como el reloj se vuelve relevante de nuevo. Allá donde se coloque uno de estos asistentes será más práctico si da la hora; si vas a estar en el banquillo esperando para salir, por lo menos agita un poco las toallas. Algo tan simple como esto hace que se imponga a cualquier despertador en la mesilla de noche.

El problema con Dot es que no todo el mundo tiene una casa en la que sea más práctico hablar con Drop In que tirando de garganta. Tampoco hay tantas persianas, luces o cafeteras que se controlen con la voz en lugar de con la mano, así que lo más probable es que, curiosamente, triunfe cuanto más redunde: es un gran segundo asistente que sólo debería partir como titular cuando el precio de Echo suponga demasiado desembolso.

Esta versatilidad también permite ser el asistente de entrada en el mundo de la domótica. Puede entrar en casa como despertador venido a más, ser ascendido al salón gracias a su desempeño y terminar su carrera de nuevo en un cuarto de menor importancia en el organigrama de la casa cuando sea desplazado por un Echo de mayor tamaño y calidad.

Tanto Echo como Dot han conseguido demostrar que Alexa no requiere una pantalla para lucirse y que, de hecho, tal vez termine encontrando su sitio sin ellas. Perder la posibilidad de realizar videollamadas (que, en cualquier caso, se suelen hacer con el teléfono) a cambio de un sonido apabullante no es un mal cambio. Y además da la hora.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Scott Mctomini: Espero que el Manchester United gane Leipzig y en el camino
Lampard sobre si Giroud saldrá en el lanzamiento en la Premier League: ya Veremos. El delantero anotó 4 goles para el Sevilla
Lucescu después de 0-3 con la Juve: Dinamo aprende, gana experiencia y debe ir a eurovesna
No puedes estar medio embarazada y medio en los playoffs. Tuchel sobre las posibilidades del PSG en la liga de Campeones
Barcelona primero en la historia de la liga de Campeones de penaltis en 5 rondas consecutivas
Casi embarazada, no significa embarazada. Esta es la metáfora de Tuchel sobre las posibilidades del PSG en los playoffs de la liga de Campeones: explicamos la alineación con el Manchester United y la RB
Conocemos más de la mitad de los participantes en los playoffs de la liga de Campeones. ¿Quién ya está allí y quién pospuso hasta la Última ronda?