Spain

Alarma en el PP por la "falta de estrategia" de Pablo Casado con el pin parental

Dirigentes del partido le piden más "estrategia" para confrontar a Vox

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, junto al...
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, junto al presidente del PP, Pablo Casado. EFE

¿Qué opina el PP sobre el pin parental? Depende de quién conteste. Si lo hace el presidente del partido, Pablo Casado, dirá que el sistema de autorizaciones escolares no es una idea de Vox, sino del PP, e invocará el miedo a que los niños delaten a sus padres como en Cuba. «¡Saquen sus manos de nuestras familias!», añadirá.

Pero si quienes responden a la pregunta son la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y su homólogo murciano, Fernando López Miras, harán ver que el pin es «innecesario», ya que en sus autonomías no hay «adoctrinamiento» en las aulas. Y, por tanto, «ninguna denuncia». Así lo dijeron ayer.

La entrada de ambos en la polémica -para rebajarla - cobra una mayor importancia si se tiene en cuenta que ambos son cercanos a Casado y, aun así, han marcado distancias. También lo hizo Alberto Núñez Feijóo, quien evitó posicionarse, porque «supone banalizar temas complejos y politizar y adoctrinar temas educativos». O Alfonso Fernández Mañueco, presidente de Castilla y León, que rechazó la medida porque cree que los gobiernos no deben «entrar en la libertad de explicación, de cátedra, de los profesores».

Casado da la «batalla cultural» y los barones la enfrían. Esto ilustra bien el debate que se ha abierto en el seno del PP, donde un nutrido número de dirigentes ha hecho sonar todas las alarmas ante la evidencia de que al presidente «le ha faltado estrategia» en esta polémica, y si la ha tenido ha sido desacertada.

Si en algo coincide la inmensa mayoría de las fuentes populares consultadas por EL MUNDO, es en afearle al presidente popular que haya propugnado «no morder el anzuelo» del pin parental y, acto seguido, lo haya mordido por completo. «Hemos entrado como un miura con las declaraciones de Casado; Ayuso lo ha hecho mejor: había que rebajar el tema, no inflamarlo», afirman en privado en una baronía. «Muchos de nosotros nos llamamos y no entendemos cómo hemos acabado entrando en esta polémica, si estamos todos en contra», asegura un dirigente autonómico. «Casado tiene que huir de la deriva del pin parental... como él mismo nos pidió», agrega.

Uno de los reproches que más se le hacen -sotto voce- estos días al líder del partido es que no ha cargado contra Vox por miedo a perder al electorado más ideologizado. «Si el enemigo huele el miedo... ya sabemos lo que pasa», apunta voz autorizada del sorayismo.

Este diario avanzó el domingo que un grupo de dirigentes del partido se había conjurado contra la «cortina de humo» del Gobierno para tapar la designación de Dolores Delgado como fiscal general.

En el sector moderado del PP hay malestar por el hecho de que la dirección nacional haya salido en tromba contra la ministra de Educación, Isabel Celaá... pero sin «poner pie en pared» contra la propuesta de Vox, que rechaza la inmensa mayoría del partido, pero a la que «Génova no se refiere nunca». «No hemos dado la batalla contra Vox en absoluto, es increíble», lamenta otro dirigente regional.

El PP de Galicia ha marcado una línea muy clara que se resume en una palabra: «Indiferencia». «El partido ha dicho que cada comunidad es libre de aplicar el pin parental o no hacerlo», apuntan. «Casado dijo que no entrásemos en esta trampa de la izquierda, y eso vamos a hacer», enfatizan. Porque ésa es una clave importante de esta minicrisis interna (sólo se habla de puertas para adentro) del PP: el hecho de que haya sido Casado el que ha defendido con más ahínco una posición que podría parecer cercana a los postulados de Vox. O que, cuando menos, no se ha distanciado lo suficiente.

Como siempre que el PP no marca una estrategia contundente, hay división de opiniones en el partido. También hay voces favorables a la dureza de Casado: «Lo que mal llaman pin parental es que los padres sean informados de las actividades extraescolares, pudiendo vetar la participación del niño en esa actividad, lo cual no está mal», apunta un veterano dirigente. Un dirigente de la Comunidad de Madrid tercia, pragmático: «No pasa nada por las declaraciones de Casado, porque estamos en un momento valle, y Sánchez es tan radical que nos da espacio para ser duros». «La semana que viene estallará otra cosa y se dejará de hablar del pin parental», añade.

La versión oficial de Génova es que no hay «fisuras» por la estrategia frente a Vox. Javier Maroto, portavoz en el Senado, aseguró que la línea del partido se basa en la «moderación», y atribuyó el tono más duro de Casado a que en ciertas cuestiones hay que ser «vehementes». Pero un barón niega la mayor: «Su tono sobre el pin parental ha sido agresivo».

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más