Spain

Alaphilippe choca contra una moto cuando iba en cabeza y Van der Poel vence a Van Aert en Flandes

Una mala comunicación entre dos motos provocó el tremendo accidente, que terminó con el campeón del mundo chocando contra una de ellas y golpeándose fuertemente contra el suelo. El holandés superó al sprint al belga, su gran rival desde el ciclocross.

Alaphilippe, al fondo, choca contra una moto en el Tour de Flandes.
Alaphilippe, al fondo, choca contra una moto en el Tour de Flandes.

Era la situación soñada: Julian Alaphilippe, Wout Van Aert y Mathieu Van der Poel en cabeza de carrera y con distancia suficiente para disputarse el triunfo en el Tour de Flandes, uno de los cinco monumentos del ciclismo mundial.

Alaphilippeiba camino de una temporada histórica, más aún de la que ya acumulaba. Se había llevado el oro en el Mundial y aparecía en un estado de forma ideal para vencer también en Flandes... Hasta que una moto se cruzó en su camino.

Cuando los tres máximos favoritos a la victoria final habían hecho lo más difícil, escapados a 35 kilómetros de meta, Van Aert, que iba tirando del trío a toda velocidad en plena recta, pasó a la izquierda de una de las motos jurado que están en el asfalto. Necesarias, como las motos de las cámaras. Van der Poel, segundo en el relevo, tuvo que realizar un gesto rápido para evitar el choque con la moto, que había frenado al tener a otro vehículo delante. La situación pilló desprevenido a Alaphilippe que, tapado por su rival y con el brazo izquierdo en el pecho para comunicarse con su equipo, no reaccionó a tiempo para esquivarla.

Chocó de frente con su brazo derecho contra ella y saltó por los aires, cayendo fuertemente contra el suelo y sufriendo heridas en prácticamente todo el cuerpo. El campeón francés se retorcía de dolor en el suelo mientras sus dos rivales miraban hacia atrás, asustados y un poco en 'shock', maldiciendo y negando con la cabeza mientras continuaban, lógicamente, camino a la meta.

"Malditas motos de mierda", expresaba en Twitter el joven Remco Evenepoel, que no ha podido participar en las grandes Vueltas de este año por una caída.

Un duelo para la historia

Superado el accidente de Alaphilippe, la carrera quedaba en la mano de Van der Poel y Van Aert, una pareja histórica. Los reyes del ciclocross (tres mundiales cada uno) convertidos en dominadores de la generación en ruta. Capaces de triunfar en clásicas, competir contrarrelojs y aguantar en la alta montaña de las grandes vueltas. Dos excelsos ciclistas que se han enfrentado durante años, tanto en el barro como en la carretera, y que no ocultan su rivalidad: "Él prefiere que yo pierda antes que ganar él mismo", soltaba Van Aert hace unas semanas, al término de la Gante-Wevelgem en la que Van der Poel saltó a por él en cada uno de sus ataques.

El holandés Van der Poel, de 25 años, triunfó el año pasado en la 'A través de Flandes' y en la Amstel Gold Race, y esta temporada se hizo con la general del BinckBank Tour, demostrando que puede aspirar a algo más que las clásicas.

El belga Van Aert, de 26, sí que ha podido correr en las grandes vueltas, demostrando ser un excelente gregario (de momento) y un portentoso contrarrelojista. Ganó etapa en el Tour de Francia mientras trabajaba para Primoz Roglic y venció en la Strade Bianche y en la Milán-San Remo. Una barbaridad.

Por todo eso, por su talento y por su rivalidad, encaraban el sprint de Flandes casi en pausa, mirándose fijamente. Con los duelos anteriores y la celebración posterior en la mente. Van der Poel delante, girando la cabeza para controlar la situación. Van Aert detrás, con los ojos fijos en su rival. Dos corredores, y dos países, enfrentados.

Arrancó primero Van der Poel, logrando unos centímetros de distancia con el belga, más explosivo en el sprint corto. Van Aert consiguió reducir la brecha y se situó a la par del holandés, quedando todavía 30 metros para llegar a la línea de meta.

Aguantaron ambos en pie, estoicos, luchando todas las batallas que habían peleado en años anteriores. Y al final, por unos escasos centímetros, por una llanta, por nada... Ganó Van der Poel.

El neerlandés tardó un minuto en celebrarlo por las dudas obvias del directo, pero cuando la organización confirmó su triunfo gritó con rabia y levantó la bicicleta. Había repetido la hazaña de su padre Adrien, ganador en Flandes en 1986. Y, sobre todo, había derrotado a su gran rival.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más

Football news:

Hans-Dieter Flick: Espero que Alaba firme con el Bayern. Nuestro Club es uno de los mejores del mundo
Diego Maradona: Messi le dio todo al Barça, lo llevó a la cima. No fue tratado como se merecía
Federico Chiesa: Espero dejar su huella en la Juve. Obtendremos excelentes resultados
Entrenador del Benfica: No quiero que nos veamos como el Barcelona actual, no tiene nada
Guardiola sobre el regreso al Barça: Estoy feliz en Man City. Espero quedarme aquí
Fabinho no jugará con el West Ham debido a una lesión
Ronaldo Koeman: Maradona fue el mejor de su tiempo. Ahora, el mejor Messi