Spain

«A Puigdemont solo le hacen caso los ultras como Farage»

La semana pasada, el programa nocturno del canal 3/24 (el canal de información continua de TV3) organizó un debate entre algunos eurodiputados catalanes. Sin embargo, la televisión de la Generalitat de Cataluña dio un trato distinto a Carles Puigdemont. Le entrevistó, ante la mirada atónita del resto de políticos (algunos presentes en el estudio y otros, en Bruselas). Y, al acabar la entrevista, se despidió a Puigdemont para que el resto de eurodiputados bajasen al barro de la discusión. El representante de Cs Jordi Cañas (Barcelona, 1969) protestó en público y en privado por este trato privilegiado en una televisión pública. Su intervención corre por las redes de internet.

¿Por qué hay esa obsesión en TV3 de dar a Puigdemont un trato diferenciado?

Igual es porque los de JpC saben que estamos en precampaña electoral y han de marcar perfil respecto a ERC. Lo del otro día fue terrible. TV3 organizó un debate entre eurodiputados y acabó entrevistando a Puigdemont. Tremendo.

Pero Puigdemont es expresidente de la Generalitat.

No se le entrevistó como expresidente sino como eurodiputado. No tenía sentido entrevistarle, más allá de que a mí me guste o no, que no comparto nada con Puigdemont, lo que no puede ser es que se le privilegie. Era un debate entre eurodiputados, no una entrevista y una tertulia posterior. Así nos convocaron, pero TV3 decidió cambiar las normas a mitad del programa.

¿No protestó ningún otro eurodiputado más?

No. Van sin freno. Buscan adoctrinar desde TV3. Ven bien que se menosprecie a los eurodiputados a costa de Puigdemont. Pero yo por ahí no paso. ¡Pero es que ni siquiera fue una entrevista! ¡Fue un masaje!

¿Cómo ha sido la llegada de Puigdemont al Parlamento Europeo?

Fuera de España, irrelevante. Nadie les ha hecho caso (a Puigdemont y Toni Comín). No solo eso. Nadie los quiere en su grupo parlamentario. Ni Los Verdes, que es el grupo en el que está ERC. Y, claro, cuando nadie te quiere en Europa, pues sale TV3 a echarte una mano...

En Cataluña, en concreto, y en España, en general, tuvo eco mediático su acceso al Parlamento Europeo.

Sí. Pero no en Europa. Bueno, sí, los ultras sí que les hicieron caso. Puigdemont se fotografío con Nigel Farage, el hombre del Brexit, y Martina Anderson, que estuvo en el IRA. Todo un ejemplo para el resto de compañeros de escaño.

¿Nadie más les hizo caso?

En general, nadie quiere hacerse una fotografía con presuntos delincuentes. Comín y Puigdemont son no adscritos. No tienen grupo y no pueden ir a comisiones. Tienen menos recursos. Son unos parias.

Pero la influencia de Puigdemont no se puede menospreciar.

En Europa, no, desde luego. Pero su influencia es cero. Eso sí, domina TV3, que es para lo que trabaja desde Europa. Para que la televisión de la Generalitat de Cataluña dé todo lo que hace y dice, como si eso fuera trascendente. Recuerdo, ahora, el caso de Ramon Tremosa, que en el Parlamento Europeo estaba considerado como un extravangante o friki, y todo lo que hacía, que tampoco era mucho, se publicitaba en TV3 como algo insólito. Lo más que hizo Tremosa fue hacer preguntas a la Comisión Europea. Y, curiosamente, TV3 no informaba de las respuestas, porque no le gustaban al nacionalismo. Y hay que recordar que somos 750 eurodiputados.

¿A qué se refiere cuando dice que Puigdemont «trabaja» para salir en TV3?

Me refiero a que sin TV3 Puigdemont no sería nada. Lo importante es lo que se explica en Cataluña, no lo que hace en Bruselas o Estrasburgo. Insisto, en Europa, no pinta nada.

El suplicatorio del Tribunal Supremo, para retirar la inmunidad a Puigdemont, ya ha iniciado su trámite, ¿cuándo calcula que estará resuelto?

Este año. Como muy tarde, en septiembre.

¿Y será favorable a la petición judicial?

El conjunto de delegaciones españolas deben anteponer la rapidez y éxito final del suplicatorio a sus victorias mediáticas. Para ganar esta partida hay que trabajar mucho fuera del foco mediático teniendo claro el objetivo: ganar el suplicatorio por una amplia mayoría. Y lograrlo rápidamente.

¿Volverá a TV3?

Claro. Yo debato con quien sea. Pero debato. No me escondo como Puigdemont. Ni utilizo la televisión de todos los catalanes para esconderme. Por no debatir, Puigdemont ni aceptó las preguntas de otros eurodiputados que solicitaron interpelarle en la Cámara europea. Es un cobarde.