"Colectivos de mujeres de la Iglesia se concentrarán este domingo 1 de marzo frente a las catedrales de distintas ciudades españolas para pedir "una reforma profunda" en la Iglesia que acabe con la "discriminación" y reclamar "voz y voto" en las estructuras eclesiales para que no haya "nunca más" una Conferencia Episcopal Española (CEE) sin mujeres.

"No nos hemos reunido con los obispos pero les diríamos que nunca más una CEE sin nosotras. No puede ser que en los lugares de toma de decisiones las mujeres sigamos siendo tan invisibles. Es verdad que el Papa Francisco ha hecho algunos nombramientos significativos pero no dejamos de ser una anécdota en la Iglesia", ha explicado la religiosa y coportavoz del movimiento Pepa Torres.

Así lo ha indicado este lunes 24 de febrero en una rueda de prensa en el Centro Pastoral San Carlos Borromeo, en Madrid, para presentar la concentración convocada por la asamblea Revuelta de Mujeres en la Iglesia, una red de mujeres y organizaciones femeninas cristianas comprometidas en la Iglesia y en la sociedad civil, fundamentalmente en ámbitos sociales y pastorales. A la iniciativa ya se han adherido más de 50 colectivos y "cientos" de personas.

Desde la asamblea reclaman "el diaconado y presbiteriano femenino" y "que los textos doctrinales incorporen un lenguaje inclusivo"

"Reivindicamos una reforma eclesial profunda desde la perspectiva de las mujeres, una reforma que anhelamos y que no llega, y por ello, hartas de empujar y del silencio de la Iglesia, hemos decidido alzar la voz. Una renovación que ponga fin a la discriminación que vivimos en la Iglesia", ha enfatizado. Asimismo, ha esparcido con perfume a todos los presentes como símbolo de que es necesario en la Iglesia el "perfume de la justicia y de la equidad".

Además de pedir "voz y voto" en las estructuras de decisión, reclaman entre otras peticiones, "el diaconado y presbiteriano femenino" y "que los textos doctrinales incorporen un lenguaje inclusivo". Los detonantes para movilizarse, según han dicho, son el Sínodo de la Amazonía, donde las mujeres no tuvieron voto, y el informe sobre la violencia y explotación laboral a religiosas.

En Madrid, la concentración tendrá lugar este domingo a las 12.00 horas frente a la Catedral de la Almudena y aunque no se han puesto en contacto con los obispos –en el caso de Madrid, con el cardenal Carlos Osoro–, están dispuestas a dialogar y han asegurado que les "encantaría" que los sacerdotes y prelados bajaran a la calle a unirse a ellas.

"Nos encantaría que el día 1 de marzo alguno bajara a estar con nosotras, que cantara y orara con nosotras y entonces diríamos: ¡Milagro! Les invitamos. No somos enemigas", ha añadido la doctora en teología y cofundadora de Mujeres y Teología Mari Fé Ramos.

"Un 15M de las mujeres"

Tras recordar que "la Iglesia está impregnada del trabajo de las mujeres" y "sin embargo la mayor parte de las veces no se las ve", Ramos ha enumerado el nombre de algunas mujeres que en siglos pasados ya lucharon por la presencia de la mujer en la Iglesia y de las que recogen "el testigo", como Mary Ward, religiosa del siglo XVI que estuvo presa en la Torre de Londres acusada de hereje.

"Recogemos el testigo de ese dolor y hoy decimos que también nosotras sentimos dolor por la desproporción entre lo que estamos ofreciendo a la Iglesia y el trato que recibimos. No es que sea maltrato sino una invisibilidad, quitarnos la palabra o darnos una serie de tareas para que estemos contentas y tranquilas, cuando en realidad es para descargar de trabajo a los varones. Queremos nuestro puesto en la comunidad de iguales de Jesús", ha insistido Ramos.

El movimiento considera que la Iglesia no puede ser ajena a la acción de liberación de las mujeres

Pepa Torres ha subrayado que todas las mujeres que forman parte de esta revuelta comparten la convicción de que "los movimientos de liberación de las mujeres son un nuevo signo de los tiempos" y consideran que "la Iglesia no puede ser ajena".

Para otra de las portavoces de la Revuelta, África de la Cruz, quien ha contado que concelebra la Palabra en varios pueblos de Segovia, las razones que llevan a levantar ese "muro eclesial" que encuentran las mujeres son "irracionales".

Por ello, se movilizan en lo que creen que es "como un 15M de las mujeres", tal y como lo ha definido Pepa Torres en alusión al movimiento ciudadano formado a raíz de la manifestación del 15 de mayo de 2011 donde grupos de personas decidieron acampar en plazas de diferentes ciudades de España para protestar y promover una democracia más participativa.

La Revuelta de Mujeres en la Iglesia se suma a las movilizaciones mundiales convocadas por Voices of Faith, una iniciativa que crea eventos y grupos de redes internacionales "para empoderar a las mujeres católicas en la toma de decisiones a nivel local y global de la Iglesia Católica".