logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo logo
star Bookmark: Tag Tag Tag Tag Tag
Spain

10.000 euros al banco por instalar en un pueblo un cajero automático

El Consell dará subvenciones tras cerrarse 2.500 oficinas desde 2008, la mitad del total

Un usuario de un cajero automático realiza una operación. E. M.

En la Comunidad Valenciana se han cerrado en la última década un total de 2.500 oficinas bancarias, es decir, prácticamente la mitad (el 49,44%) de las 5.060 que estaban operativas a finales de 2008. La desaparición en consecuencia de multitud de cajeros automáticos ha dejado a numerosos municipios -especialmente de zonas rurales del interior- sin servicios bancarios. Es lo que se conoce como «exclusión financiera» que, en palabras del Consell, tiene un «impacto negativo en la calidad de vida de los ciudadanos», al limitarse su «autonomía económica». Para luchar contra este problema, el Consell dará subvenciones a los bancos que instalen un cajero en los pueblos adheridos al plan.

En este sentido, Presidencia sacó este miércoles a información pública el borrador de un proyecto de decreto que contempla 10.000 euros por cajero automático instalado y en funcionamiento. Esta acción se plantea «con carácter transitorio para los próximos cuatro años, en tanto las futuras tecnologías puedan dar solución a esta problemática», según recoge el texto.

La concesión de subvenciones a las entidades financieras se hará en régimen de concurrencia competitiva. Serán para la instalación del cajero automático «en las localidades adheridas y en los locales establecidos al efecto», así como para el mantenimiento de los cajeros «en las condiciones que aseguren su normal funcionamiento».

En esta línea, los cajeros deberán funcionar las 24 horas del día durante todo el año, si bien «no necesariamente tendrán acceso al público las 24 horas del día durante todo el año, sin que en ningún caso el servicio pueda estar interrumpido más de dos días hábiles».

Además, la entidad titular del cajero estará obligada a su conservación «en perfectas condiciones», tal y como reza el borrador de Presidencia. En cuanto a las características técnicas de los cajeros, el texto pone el acento en la necesidad de que permitan «la interoperatividad entre todas las entidades bancarias que operan en España y con todo tipo de tarjetas de débito o crédito (entre otras, Visa, MasterCard, American Express, etc)». Se exige también que el cajero permita la operativa, al menos, en valenciano y en castellano.

Podrán optar a las subvenciones las entidades bancarias que operan en España. Eso sí, una entidad bancaria solo podrá ser beneficiaria de la subvención otorgada en un máximo de dos de las cuatro zonas en las que se han agrupado los municipios participantes.

Estos, a su vez, tendrán que habilitar un espacio para la instalación del cajero «en el edificio del Ayuntamiento, que permita no acceder al mismo fuera del horario de apertura de las dependencias municipales». Deberán también regular la exención para la ocupación del espacio público si el espacio lo ocupa un cajero, si el municipio carece de servicios financieros y si la instalación del cajero automático es consecuencia de la subvención contemplada en esta iniciativa.

Al plan se han sumado 118 municipios y se instalarán un total de 124 cajeros automáticos.

Conforme a los criterios deThe Trust Project

Saber más
Themes
ICO